sábado, 8 de diciembre de 2007

Vademécum para hipocondríacos - El VIH

Resulta que cuando uno toma la "mortal" decisión de casarse hay que hacer una serie de trámites de los cuales siempre dicen que son menos terribles que lo que suenan. Uno de esos infames trámites es un análisis de sangre que, entre otras perlas de la sexualidad, te indica si tienes el virus del VIH corriendo alegremente por tus venas sin que lo notes.

Nada peor que un hipocondríaco, como me ha tocado ser, para esperar un resultado clínico. No es que mi vida sexual de soltero fuera si quiera interesante y por otro lado a mis amantes infieles, que han sido muy pocas, les he sido muy fiel de tal manera que, en cantidad, podría ser risible la posibilidad. De las alocadas fiestas juveniles he tenido más bien pocas que terminaran con una noche de sexo apasionado, tan pocas cuento, que recuerdo la única que puedo recordar (las otras solo existieron en mi imaginación onanística por su puesto). A pesar de que contablemente las posibilidades eran muy pocas el miedo hipocondríaco era mucho. Durante esta espera de resultados investigué un poco sobre el tema y descubrí algunos datos que me interesa compartir ya que, lo único claro respecto al virus, es que no hay nada del todo claro.

Lo primero que he de mencionar es que yo he sido un creyente del "sexo seguro". El condón me parece una herramienta maravillosa que, además de evitar que tengas hijos inmantenibles, que es el verdadero problema, te libra de todo mal. Pues para horror de todos: no existe el "sexo seguro". Hay informes y estudios que indican que el condón reduce las posibilidades de contagio de diversas enfermedades que se contagian por el sexo. Sin embargo está claro que el condón no protege del todo el contagio. Le podríamos decir "sexo menos riesgoso" a lo mucho ya que los estudios no son concluyentes al respecto. Por ejemplo un estudio menciona que de parejas en las cuales uno de los miembros tenía VIH, el 30% de los que tenían sexo con condón terminaban contagiados. Otro estudio menciona cifras como 0,1% de posibilidades de infectarse usando el preservativo. No me queda claro como el 30% de un estudio tuvo tan mala suerte de que les tocara el 0,1% del otro estudio.

La pregunta es: ¿sabías que la posibilidad de que se filtre el virus es relativamente baja pero no absolutamente nula?. ¿Qué tanto vale la pena el riesgo tomando en cuenta que si te infectas te mueres? y de una forma horrible. En todo caso habría que desmitificar el condón como el salvador del mundo ya que mucho del "sexo seguro" es auspiciado por las empresas que venden los condones (cosa que no me parece un pecado en absoluto). Tampoco habría que condenarlo ya que es verdad que reduce el riesgo por que de todas maneras reviste la piel y evita el contacto de fluidos.

Lo segundo que he de mencionar es que el famoso "sexo travieso", "sexo por atrás", "sexo contra el tráfico" y otros nombres graciosos que se le da al sexo anal es más peligroso. Cierto amigo alguna vez, haciendo gala de ignorancia, decía que era menos peligroso porque "entrabas menos" ¿?. En todo caso para no pecar de ignorantes los estudios coinciden en dos cosas importantes:

No es recomendable el sexo anal con condón ya que el condón no está preparado para eso y puede sufrir daños. Posteriormente y debido al alto porcentaje de usuarios del condón, que es por lo menos "abierta a la exploración" de este tipo de sexo, ya sean heterosexuales u homosexuales el tema pasó a mejor vida y se asume que sirve en ambos casos pero nótese que no hay un condón que se llame "para sexo anal" o "especial para relaciones anales", el término contra natura me suena muy contra natura por lo que no lo aceptaré. Las empresas que fabrican los condones dicen que es perfectamente seguro y los grupos médicos opositores dicen que no es seguro. Personalmente me parece que en todo caso, es más seguro que hacerlo sin el preservativo.

No es recomendable el sexo anal con parejas circunstanciales. Resulta que debido a la gran cantidad de vasos sanguíneos que hay en la zona rectal hay mucha sangre involucrada aunque no la veamos y esto hace que el contacto con la sangre tenga mayor probabilidad y es lo que queremos evitar. De igual manera se condena a los homosexuales cuando en realidad un ano es un ano. Sea que lo hagas con un hombre o con una mujer las posibilidades son las mismas. Así que cuando leas en un anuncio de "amigas a domicilio" el famoso "servicio normal y especial completito" ten cuidado porque posiblemente estés ante un caso "más peligroso".

Tercero y tal vez lo más preocupante es que en realidad no hay un estudio concluyente sobre las vías de contagio circunstanciales. Se sabe que no se contagia por dar la mano, abrazar y convivir ya que de familias con un miembro infectado que luego de cinco o más años recién descubre la enfermedad ninguno de su familia ha sufrido contagio y con ellos convive. Esto deja claro que el contagio es por otras vías. Sin embargo aún no se ha comprobado que un mosquito que pica a alguien con el virus y pica a otro al instante no contagie. Lo que si se ha demostrado es que dentro del mosquito no se reproduce el virus pero el estudio respecto a la transmisión por insectos no es concluyente todavía. La discriminación es una tontería en tal caso ya que a menudo se discrimina a una persona con VIH y no se le toca pero a los dos días uno se revuelca con una prostituta, amante o amiga de la cuál no sabemos si tiene alguna de las enfermedades de transmisión sexual.

Evidentemente este no es un estudio y apenas es un comentario muy desinformado pero es lo que he podido encontrar en libros e Internet al respecto y quería compartirlo con quien lo encuentre útil, algunos datos adicionales.

-La sangre es, de los fluidos corporales el más contagioso.
-El sexo oral tiene un porcentaje de riesgo medio - bajo. (los porcentajes varían según el estudio). Debe ser practicado con preservativo (no sé cómo será en el caso del cunilinguis).
-La posibilidad del sangrado durante el sexo anal es similar al de meter el dedo pulgar por la nariz y moverlo con la vehemencia de hacer algo prohibido durante unos diez minutos. (no lo he hecho, lo de la nariz, pero imagino el resultado).
-Lo mejor que se puede hacer al respecto es informarse para poder decidir con todos los datos completos.
-No basta no ser promiscuo, la persona con la que tienes sexo tampoco lo debe ser. Si uno de los dos tiene un amante entonces la ecuación se complica ya que ninguno debe ser promiscuo. ¿cuantos amantes se tiene que tener para ser promiscuo?. Resulta que en los estudios porcentuales con que lo sea uno de la cadena que se forma... todo esta entregado al azar.
-Hay muchísimas enfermedades de transmisión sexual que son permanentes como la hepatitis C, B y otras más. Resulta que no se hace tanto énfasis en ellas por que resulta que el VIH es hasta miles de veces más contagioso que las demás.
-En un estudio se calcula que si no se detiene el ritmo de avance del virus la humanidad si podría desaparecer debido a él.
-Adicionalmente a las drogas intravenosas se considera que otras drogas y el alcohol son cómplices de las enfermedades de transmisión sexual ya que estimulan a que tomes mucho menos precausiones. Claro... uno borracho no se preocupa tanto por si la Belga que tienes al frente puede tener algo y aparece el más estúpido de todos los pensamientos "peneanos": "se ve limpia".
-Resulta que el espermatozoide es cientos de veces más grande que el virus y a veces se filtra uno y termina en embarazo. Por ese lado no me queda tan claro que proteja del virus tan efectivamente

Espero que alguno de estos datos te sirva.


domingo, 30 de septiembre de 2007

Los hombres son 80% involución

Casi en respuesta al video de "Las Mujeres son 80% producción", encontré este video que no está tan alejado de la realidad de algunos hombres.

viernes, 21 de septiembre de 2007

Diccionario para Viejos - EMO

La primera vez que escuché la palabra, se la decían entre risas a un chico que se veía como para llorar. Parecía una mala imitación de un personaje de una película de Tim Burton. Todos los jóvenes a mi alrededor entendían perfectamente el término mientras yo miraba con cara de desubicado.

Lo primero que me pregunté fue ¿se habrá sentido así mi viejo cuando yo hablaba del Supernintendo y decía que mi amigo era igualito a Mario Bros?. ¿Sería esa la sensación de mi madre cuando yo anuncié que quería ser "wave" y me preguntó, preocupada, por qué no tenía novia de una vez?. Estos pensamientos me atormentaron y es por eso que procedí a crear esta sección para viejos que quieren estar "al día", "en onda", "poner" o cualquier término que los jóvenes actualicen para horror de Marco Aurelio Denegri.

EMO: Cuando escuché el término y lo comparé con lo que veía, me quedó claro que era un joven que hubiera querido ser una niña japonesa, salida de un manga y poder aparentar orfandad automáticamente y para ello había imitado el peinado y algunos indumentos del personaje de dicho manga.


Ahondé más en el asunto y me quedó claro que era un chico que quería portarse como una niña, llorar, sentir que nadie lo quería y que no le digan marica sino "emo", es más elegante y misterioso. Al menos eso me parecía, sin embargo el asunto era más profundo aún, ya que descubrí que las chicas también podían ser Emo.


Finalmente la cosa quedaba más clara: Niños y niñas entre 16 y 21 años que quieren pasar por "bisexuales emotivos", es decir que no es que les guste la bisexualidad sino que la bisexualidad los une más en el dolor. Resulta que el emo "explora" sus sentimientos más depresivos de soledad con sus amigos y amigas emo. Suena un poco contradictorio pero se retroalimentan en su profundo abandono y buscan el rechazo de la sociedad basándose en el "dolor gótico", lo que quiere decir: me corto para que vean como sufro y me hago huecos en la cara y me pongo aretes y demás porquerías para que la gente vea que la vida no me quiere. Y si le dices que lo quieres... entonces peor porque le estás malogrando su filosofía emo, es decir su emosofía y se tendrá que cortar un poco más y llorar por los rincones hasta que lo odien en silencio.

El resto de la figura, lo mismo de siempre: suicidios, violencia (esta vez más pasiva que antes), llamar la atención con un disfraz (en este caso negro y rosado), y mostrar que el mundo no los quiere y que están en esta tierra para sufrir. Es decir las mismas huevadas que hacíamos nosotros pero con otro nombre y un poco más femenino (nosotros teníamos a The Cure).

En realidad emo resulta ser un movimiento musical como lo metal, wave, punk. Es más, resulta que el emo sale del "hardcore punk" y es apócope de "emotional hardcore" o "emo-core". La música, debo aceptar, es buena aunque no será mi preferida nunca (ya estoy muy viejo). Lamentablemente no me veo con aretes en la cara, el peinado de un héroe de anime japonés tapándose el ojo derecho con el pelo y teniendo que bajar como cincuenta kilos porque eso sí: no he visto un emo gordo. Y claro, un gordo no se puede ver muy depresivo que digamos (pero si deprimente).


Así que amigo viejo, si tienes un fetiche con los personajes de animes japoneses y un día te confundes mirando de manera pecaminosa a una niña que resulta ser niño, no te sientas mal, son los famosos emo. Míralo mal para ayudarlo en su crecimiento emo, como si lo rechazaras aunque te interese tres pepinos y sigue tu camino pensando, que eso que pasa por tu mente, es lo mismo que pensaban de ti cuando ibas con una "araña" en la cabeza, con tus guantes con púas o con tu polo negro con la calavera con sombrero de algún grupo del pasado.

Y si un emo lee esto y no le gusta, ¡mejor!, estoy contribuyendo con la idea de que el mundo te odia así que puedes llorar como niña.

jueves, 13 de septiembre de 2007

Las mujeres son 80% producción

Mientras yo gritaba mirando un cartel publicitario: "¡de dónde sacan estas diosas!", una amiga que sabe del tema me decía: "No te la creas tanto, el 80% es producción". Yo pensaba que era puro orgullo de no poder aceptar que esa diosa estuviera en el cartel. Una vez más la vida me demuestra que las mujeres saben más, mucho mas.

lunes, 10 de septiembre de 2007

El Santo Convento - Lo que esperaba

Luego de varios años de espera, ayer regresó Pataclaun a la televisión. El retorno me ha parecido más que satisfactorio. Vamos a darle una mirada a la serie.

La situación que nos presentan me parece bastante excéntrica: Un convento en el cuál se han escondido tres mujeres delincuentes disfrazándose de monjas para ello, un ex-socio llamado "Don Carlos" que es un viejo "criollón" y que coquetea con una de las monjas (Sor Rita), un policía que acude al convento para que le den comida en un "taper" (al mejor estilo de guachimán de cuadra), una madre superiora y una huérfana que llega a vivir en el convento y se convierte en motivo de conflicto para el grupo.

Lo mejor que tuvo este primer capítulo fueron las monjas y de ellas Sor Rento me parece que es la más divertida. Cada una de ellas tiene características que las hacen únicas. Sor Bete tiene debilidad por el alcohol, Sor Rita es básicamente una mujer que se supone ha tenido una vida sexual bastante activa y desea al Capitán Coyote, finalmente Sor Rento que aparentemente es la más "barrio" de las tres.

En segundo lugar me gustó el papel de Carlos Alcántara (Don Carlos). La chispa y el ingenio del personaje son extraordinarios, me hizo reír mucho. Ni al Capitán Coyote ni a la Madre Superiora se les vio mucho así que todavía no tengo una opinión al respecto.

Es posible que la mitad del Perú estuviera esperando por el "Horible oie" pero, para ser sincero, yo pertenezco a la otra mitad. Sin embargo su presencia fue la que desencadenó todo el conflicto del capítulo.

Para ser primer capítulo me dejó un muy buen sabor de boca. Mucho mejor que cuando vi el primer capítulo de Patacomix. Estoy seguro que esta vez tendremos Pataclaun para rato. Lo que sí un cambio de horario no le vendría nada mal porque creo que las 7:00pm es muy temprano para decir que "ese pajarito no va a entrar a esta jaulita".

miércoles, 29 de agosto de 2007

El Santo Convento

Hay siempre cierta dificultad para aceptar los cambios. Esta realidad se hace más complicada cuando hay un vínculo emotivo con lo que cambia. Cuando alguien por quién nos sentimos atraídos o encariñados cambia algo de su aspecto inmediatamente juzgamos: "Mejor le quedaba antes", "Antes estaba más flaca", "Me gustaba más con su pelo corto". Solamente cuando el cambio supera ampliamente lo anterior nos encontramos dispuestos a aceptar el cambio. En mi experiencia es el caso de Pataclaun.

Recuerdo claramente cuando vi el paso de Pataclaun del teatro a la televisión. La expectativa era tan alta que al terminar el primer capítulo los comentarios generales eran "no es lo mismo", "en teatro es mejor", "en televisión es nada que ver". En lo personal me pareció simpático y sin embargo no podía dejar de sentir la ausencia de lo que vi en Pataclaun en la Ciudad. .

Años después ¿alguien podría decir que no disfrutó de Pataclaun en la televisión?.



Luego de todo esto la serie se acabó. Vinieron los primeros cambios. Apareció "Carita de Atún" con el elenco original pero sin la directora original.



Ante la aparición de esta serie muchos dijeron "no es lo mismo", "algo falta". El caso es que no tuvo el éxito que tuvo la serie anterior.

En paralelo se mandó una serie con la directora original pero con diferentes actores. Se llamó "Patacomix" y no he encontrado video al respecto. Creo que generó la misma sensación, un "no es lo mismo" radical. Lamentablemente no se le dio más oportunidad porque justo se armó todo el problema por la pertenencia del canal 5.

Finalmente este domingo tendremos una nueva entrega de Pataclaun: El Santo Convento. Una serie que nace de la obra de teatro La Santa Comedia. En lo personal me pareció muy buena.



De lo poco que he visto me gusta todo menos volver a ver al personaje de Monchi. Ese personaje me parecía muy simpático. Una bebe que en realidad es algo malvada, pero lo cierto es que, luego de las campañas de vacunación con ella como protagonista en la televisión, ya me saturó. Hubiera preferido ver a la actriz haciendo otro personaje. Tengo la esperanza de que sea un personaje al menos ligeramente diferente.

La fórmula junta a parte de los participantes de Pataclaun original y Carita de Atún sumados a algunos miembros de Patacomix y como sello de oro la directora de Pataclaun. En el papel no tiene pierde el equipo pero tendremos que ver lo que pasa en la cancha.

Entonces este domingo a las 7:00pm estaré listo para ver el esperadísimo regreso de Pataclaun a las pantallas. Aquí dejo algo de lo que será.



viernes, 24 de agosto de 2007

Nunca más de acuerdo.

Creo que es complicado hablar de gustos ya que a cada quién le gustan cosas diferentes. Casi siempre respeto los gustos de los demás y a veces doy mi opinión respecto a algo que no me gusta.

Sin embargo esta vez tengo que estar de acuerdo con un programa de TV. ¿Alguien me puede decir cómo a algunas personas les gusta algo como esto?

"Si yo fuera diputado
Seria un tipo bien intencionado
Promoveria la industria
Sin olvidar a chepe el del mercado"

Por favor, es un asco. Parece una rima de primarioso. Tal vez algo como esto:

"Quien diria que el mink y la mezclilla
Podrian fundirse un dia, quien diria
Tu caviar y yo tortilla, quien diria
Parece que el amor no entiende de plusvalias"

Por favor, ¿cómo es posible que este señor tenga discos grabados? lo que es peor, muchos exitosos.

"Las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera
Y nuestra libertad no es otra cosa que una ramera
Y si la deuda externa nos robo la primavera
Al diablo la geografia se acabaron las fronteras

Si el Norte fuera el Sur, seria la misma porqueria
Yo cantaria un rap y esta cancion no existiria"

A ver probemos...

Con lo comercial como bandera
de las canciones, quién oyera
a este autor a quien creyera
cuando un niño solo era.

Ya está... una basura de su calibre. Solamente me queda agregar que jamás he llegado a apreciar tanto una serie como a esta por la escena que muestro a continuación

miércoles, 8 de agosto de 2007

Historias Solas - Introducción

solo1, la. (Del lat. solus). 1. adj. Único en su especie. 2. adj. Que está sin otra cosa o que se mira separado de ella. 3. adj. Dicho de una persona: Sin compañía. 4. adj. Que no tiene quien le ampare, socorra o consuele en sus necesidades o aflicciones. 5. m. Paso de danza que se ejecuta sin pareja.

solitario (Del lat. solitarĭus). 1. adj. Desamparado, desierto. 2. adj. solo (‖ sin compañía). 3. adj. Retirado, que ama la soledad o vive en ella. U. t. c. s.

Como podemos apreciar, la Real Academia de la Lengua Española tiene muchas definiciones para estas palabras: solo y solitario. Sin embargo estos dos estados dependen de otras personas. Es la ausencia de alguien la que permite se produzca ese estado. Por lo general, a menos que se esté en una isla desierta, el estar solo es un estado temporal. Incluso algunas personas se sienten afectadas cuando se sienten solas, aún estando con otras personas. Los casos más graves de esta situación de soledad llegan a los consultorios psicológicos y se habla de depresión por ejemplo.

Todas estas situaciones son normales para el ser humano promedio desde que la humanidad deambula por este planeta. Sin embargo, al igual que las especies evolucionan, el ser humano cambia, buscando la supervivencia del más fuerte. Solamente la evolución puede explicar la aparición de una especie nueva. Especie para la cuál la soledad o estar solo, no es un estado temporal, es una característica genética. Algunos científicos han nombrado como Homo Solus a esta especie evolucionada del Homo Sapien.

No es tan fácil identificar a los miembros de esta especie. Por ejemplo, si uno entra a un bar y ve a un hombre bebiendo solo durante toda la noche, mirando con una luz triste en los ojos al resto de la humanidad, siendo ignorado por el resto de los asistentes, si alguna mujer prefiere atravesar el local en busca de un encendedor antes que pedirle el suyo, uno podría sospechar que está ante la presencia de un solo. Sin embargo se equivoca, el solo es el que está sentado justo detrás de él, fuera de la vista del resto. Y posiblemente este ser patético que describimos inicialmente se haya negado rotundamente a sentarse junto con el solo. Incluso se atribuye la capacidad de la invisibilidad a los solos. Sobre todo el sexo femenino, es totalmente inmune a su presencia. Simplemente no están en el lugar.

En honor a esta nueva especie es que inicio el ciclo de Historias Solas. Es una recopilación de las historias de hombres solos, que permitirán comprender la naturaleza de estos seres. Si alguna vez ve uno en un bar barranquino, no se confunda: si lo vio, es que no es un Homo Solus.

“El despertar del Solo” – Historia anónima.

¿Cuándo me di cuenta de que era un solo?. No lo sé. Hay muchos eventos que ocurrieron a lo largo de mi vida que podrían ser comparables a las desgracias de cualquier otro hombre. Es en la repetición del ciclo donde está, para mí, el secreto de la “soles”.

No es la inexperiencia lo que te define como un solo. Un niño fracasa muchas veces mientras aprende. El solo va más allá de la simple capacidad de aprender algo. Aprende, pero su genética es incapaz de aplicarlo. Nosotros sabemos los principios para poder volar, pero genéticamente somos incapaces de hacerlo. De igual manera el solo sabe todos los trucos y teoría del cortejo a las mujeres, pero es genéticamente incapaz de aplicarlos.

El evento que despertó aquel gen misterioso del solo, ocurrió una noche mientras tomaba un par de tragos con un amigo. A aquella hora entre la sobriedad y la alegría su hermana entró llorando a su cuarto. Pasados unos minutos salió furiosa mirando hacia la mesa y anunció:

-“¡Hoy voy a agarrarme al primer huevón que me encuentre!”.

En ese momento pensé que la fortuna me había sonreído, ¿me está mirando!, ¡soy el afortunado!. Me quedé mirándola, esperando aquella promesa. Pensando que mi vida iba a cambiar, sería una leyenda (aquella chica era deseada por varios amigos que pululaban prometiendo solamente amistad) y finalmente mis días de incógnito forzado acabarían.

Con asombro observé que tomó el teléfono y llamó a un “amigo”. Muy molesta por que el chico no podía salir, regresó a su cuarto gritando que los hombres éramos unos estúpidos.

Yo seguía atónito. Quería insinuar que mi amigo tampoco iba a tener suerte con ella pero, al ser su hermano, era posible que fuera lo normal para él. Cuando ella azotó la puerta de salida, vestida y arreglada de forma tan deseable que hizo que sintiera una punzada en el estómago me quede mirando a la nada. ¿No me habrá visto?, me pregunté. No, eso era imposible.

Al cabo de media hora regresó a la casa con una vecina y anunció. “ahora sí, nos vamos a buscar hombres, estoy harta”. Sin más salieron por la puerta. Miré a mi amigo y le pregunté: “¿me parece o no me saludaron?”. Este amigo me miró a los ojos y me dijo, como lanzándome una maldición: “Es que… eres un solo”.

Este fue mi primer encuentro con la “soles”. Me fui pensando que simplemente era una exageración de mi parte creer que esa escena podía significar algo. Seguramente ella no se metía con los amigos de su hermano. Aunque, en realidad, ya había tenido “algo” con dos de ellos. Bueno, seguro era una nueva regla. Nada me preparó para el resto de mi vida: ser un Homo Solus.

Aquí termina esta primera historia, que nos permitirá entender la naturaleza del Homo Solus. Pronto seguiremos recorriendo estás Historias Solas. Con las cuales, tal vez, alguno de ustedes se sienta identificado.

viernes, 3 de agosto de 2007

Ratones en Multicines de Larco Mar

Insisto en ir al cine de Larco Mar. Podría justificarlo diciendo que se debe a que me queda cerca, lo cuál es cierto, pero la verdad es que cuando vivía en San Isidro también iba a Larco Mar cuando de ir al cine se trataba.

No sé si es la edad que cada año me alcanza más rápido, o lo popular que se ha convertido ir a los estrenos, pero lo cierto es que, luego de años de ir al cine en esas salas, debo decir que para ellos debemos ser poco más que un experimento.

¿Por qué digo semejante cosa? Resulta que los estrenos de media noche no ocurren con tanta frecuencia y no hay tampoco tantos orates que vayan con tanta frecuencia a verlos como yo. Cada uno de ellos resulta peor que el anterior en lo que se refiere a la organización. La cantidad de personas es absurda y la administración del cine se asegura de que esa cantidad de personas esté tan desorientada como sea posible. No hay nada que indique qué cola corresponde a qué sala. Al ser tanta gente esperando, las colas se cruzan unas con otras en un caos impresionante y solamente queda confiar en un par de personas a las que les preguntamos: “¿para qué sala es esta cola?, “creo que para la nueve”, es la respuesta más probable.

Cuando la administración del cine ha batido record, ha sido en el estreno de Los Simpson. No solamente había el caos habitual y la indiferencia para señalizar u organizar las colas, adicionalmente los boletos tenían el número de sala equivocado. Un amable señor salió a indicarnos que ya no dependía del número del boleto sino del idioma en el cuál se quería ver la película, la sala en la que había que hacer cola.

Algunos se resignaron a verla en un idioma que no querían, debido a lo cerca que ya estaban de la puerta. Otros cambiaron de cola, para arrepentirse luego, al no encontrar algún amigo que simule haberlos estado esperando para poderlos colar sin que la masa grite hasta que lo saquen.

Finalmente se había logrado un nuevo grado de caos en el cine y esto tiene que deberse a un experimento. Imagino a un par de científicos mirando al mar de personas y analizando las actitudes al introducir nuevos elementos de desorden.

-“Vamos a ver qué pasa si cambiamos los números de las salas”
-“Mira, siguen viniendo”
-“Increíble”.

Definitivamente yo como ratón no pasaría la prueba. A pesar de todas las lecciones que me ha dado el UVK Multicines Larco Mar sigo yendo. Incluso tengo el carné que me identifica como ratón premiado. Cada cierto número de visitas los científicos me da comida para que siga entrando al laberinto.

-“Señor por su visita diez mil usted ha acumulado doscientos puntos y tiene un combo coca cola, puede pasar a confitería a reclamarlo”
-“¿Podría cambiarlo por que pongan barandas en las colas de los estrenos?”
-“¡Silencio!, usted es un ratón”
-“Dijo en confitería, ¿no?”.

Ya he reclamando muchos premios con el combo Coca Cola.

Lo que me ha hecho reaccionar ha sido lo que ha pasado esta semana. Resulta que decidí ir a ver una película llamada “La Maldición de la Flor Dorada”. Película de la cuál me habían comentado muy bien. Al no ser estreno, ni nada por el estilo, decidí ir con calma. Cuando estaba haciendo mi cola de pronto escuché a una señora gritando: “¿Cómo que no está, pero si yo lo he visto en el periódico?”. “Nosotros recomendamos siempre llamar antes de venir señora porque los periódicos no están al día. Nosotros no somos responsables”.

La señora desconcertada, en su posición de ratón, sacó su nextel, posiblemente poderosa herramienta cuando le ocurren otros problemas, y a gritos pedía hablar con un administrador mientras la vendedora de boletos la miraba con una sonrisa vacía. Otra señora se unió a la trifulca que duró dos o tres segundos hasta que se dio cuenta que no iban a dejar de pasar “La Gran Sangre” por ella. El condicionamiento ante los poderosos vidrios que separan a la boletería de los ratones, surgía efecto.

-“Mira, ese par de ratones casi reacciona”
-“Pero se calmaron en tres segundos, el condicionamiento parece dar resultado, denles su combo Coca Cola en la próxima visita.”
-“Tomaré nota”.

Para liberarme de mi condicionamiento ratonil llamé al periódico a averiguar como funcionaba el asunto de la cartelera.

-“El cine es el que nos da el listing de las películas que pasan. Nosotros no somos responsables…”

Luego llamé al cine a preguntar

-“Los periódicos no actualizan la información, es mejor llamar señor. Nosotros no somos responsables…”

Y cuando miré la página web de Larco Mar y me encontré con “La Maldición de la Flor Dorada” Sala1 9:00pm se me ocurrió llamar al cine para averiguar (Y la sigo viendo luego de 3 días del incidente).

-“La página web no la actualizamos nosotros. Es de Larco Mar, no del cine. Nosotros no somos responsables…”

Así que luego de esto tomé mi queso y me senté en un rincón mirando mi tarjetita de los “mejores cines del Perú”. ¿Cuanto me faltará para mi combo Coca Cola?

martes, 31 de julio de 2007

La Guerra de los Cinco Reinos. Capítulo 01

Cuando el mensajero entregó el informe de los exploradores a su capitán, solamente esperaba una mala noticia para regresar y llevarse sus pertenencias lejos de la frontera. Los exploradores espiaban constantemente la frontera de su señor con el territorio de Lord Chiquero. Dicha frontera era especialmente complicada de definir ya que Lord Chiquero era famoso por cambiar la frontera casi a capricho. “Hasta ese árbol” decía señalando un tocón, luego se daba la mano con el señor de las tierras vecinas y regresaba a todo galope hasta su castillo, que por cierto, nadie había visto nunca. A los pocos días podía afirmar que él había señalado el árbol que estaba dos kilómetros más al norte, o que no había dicho árbol sino roca o simplemente el tocón cambiaba misteriosamente de lugar y los huecos dejados aparecían llenos de agua y con niños pescando alrededor.

Dichos problemas territoriales siempre se habían solucionado con terribles guerras que nunca se llevaban a cabo. Ante el grito iracundo de Lord Chiquero: “Traeré a todos mis ejércitos” los diferentes monarcas de los territorios en disputa preferían ceder ya que el mismo Lord Chiquero había esparcido los rumores de poseer un ejército de tamaño considerable, con armas muy modernas y vencedor y conquistador de reinos e imperios que quedaron tan borrados de la superficie de los reinos que nadie recordaba haberlos escuchado siquiera.

El camino diplomático era inviable. Generalmente las reinas, emperatrices y demás cónyuges de los líderes se juntaban en largas sesiones de tomar el té y arreglaban los problemas territoriales llegando a acuerdos provechosos para todos. Lord Chiquero tenía como cónyuge a la famosa “Dama dormida” a quien nunca nadie había visto pues siempre estaba indispuesta o dormida.

Luego de tantas coincidencias los monarcas de los territorios aledaños comenzaron a sospechar. Invitaron muchas veces a Lord Chiquero a dialogar pero, en su lugar, mandaba un mensajero con una nota que decía “no hubo forma”. Al inicio se pensó que era un poderoso ardid diplomático ya que los monarcas se confundían y no podían responder pero luego comenzaron a preguntarse si no debían poner alto a esa situación tan incierta e inestable.

El capitán cerró la nota de los exploradores y le dijo al mensajero que volviera por la respuesta en tres días. Sir Melko Shon debía ser informado inmediatamente de la situación. Partió cabalgando hacia el norte a todo galope. Aparentemente los cinco reinos se veían cubiertos por la sobra de la guerra, esta vez una real.

jueves, 12 de julio de 2007

Cuando pase por La Plaza

Hay ciertas conductas que recuerdo de mis tías. Una de la más notables era esa necesidad de mencionar, mientas contaban algún suceso sin importancia, alguna característica socioeconómica o geográfica que dejara claro que había una diferencia en ellas respecto al resto de los presentes en la habitación o al menos que ellas eran tan iguales como los más iguales. "Qué bonito vestido" - "Ay gracias, ¿Te gusta?, me lo trajo mi hija de su viaje a Estados Unidos". Algunas personas, tan limeñas como mi tía, cambian el "Estados Unidos" por un simple y claro "allá".


Este comportamiento es muy común en nuestra sociedad limeña. Algunos lugares son mencionados con nombre y apellido, otros simplemente no se mencionan. KFC no es una pollería, Starbucks no es un café, el chifa del Regatas no tiene nombre propio y "lo compré en el Polo" no hace referencia a una tienda de ropa. Siguiendo esta tradición, tan nuestra como el suspiro a la limeña, diré que el otro día fui a ver La Rebelión de los Chanchos a La Plaza.


No me pidan que sea objetivo. La Plaza me ha brindado, las pocas veces que he ido, obras teatrales que me han gustado mucho. No he podido pasarlas por el análisis porque estaba maravillado con lo que ocurría en escena. Así que si las obras "El perro del Hortelano" o "La importancia de llamarse Ernesto" fueron buenas o malas jamás lo sabré. Yo estaba fascinado con las actuaciones y la historia que me contaban.


Mi última visita tuvo como resultado ver "La Rebelión de los Chanchos". Una historia muy simple pero con un contenido social que me cuestionó: Un grupo de animales, ya cansados de la opresión del dueño de la granja que cada día los descuida más, decide hacer una rebelión, animado por la arenga del "gran cerdo". La rebelión resulta y la libertad se logra, iniciando como en toda rebelión, un mundo idílico donde todos son iguales y donde se trabaja para el bienestar común. Sin embargo comenzarán a aparecer los problemas cuando la individualidad (entre otros intereses personales... o animales para el caso) comience a aparecer en este mundo ideal.


Hay dos cosas que me maravillan de la historia contada: la primera es que la historia se puede adaptar a cualquier escenario en cualquier coyuntura y vamos a ver el reflejo claro del desarrollo socio político de casi cualquier nación o grupo de naciones. Esto es cierto principalmente en Latinoamérica, donde hemos vivido en dictaduras hasta "civiles" (y que no podemos extraditar). La segunda es que se puede contar de muchas maneras diferentes, pero los detalles hacen que nos podamos identificar aún más con la historia y créanme que está los tiene.

El elenco no tiene pierde. Actores de renombre como Alberto Ísola y Alfonso Santistevan junto con July Naters como directora podrían bastar para asegurar la calidad de una obra.
Sin embargo se unen a jóvenes talentos como Saskia Bernaola, Raúl Zuazo, Armando Machuca, Katia Palma que juntos nos presentan una historia muy interesante, divertida y conmovedora. Mención aparte tengo que hacer, por un gusto personal, a Christian Ysla, que ya a estas alturas, es uno de mis actores preferidos, y Patricia Portocarrero que en esta obra hace un papel que me parece memorable. Me habían comentado que estaba muy bien pero, luego de verla, me quedé impactado por el trabajo logrado. El Burro narrador, muy simpático. Y me quedé sorprendido con Ebelín Ortiz en su papel de gata. No sabía que cantara tan bien, y que se le viera tan bien en malla. En resumen diré que, a pesar de estar ella con su vestuario y maquillaje, el animal en ese momento era yo. Pero no perdamos el nivel que hasta ahora iba bien.

Lo único que puedo recomendar es que hay que verla. Pocos espectáculos en Lima tienen la calidad de esta obra y otras pocas más que he visto en estos tiempos. Lo mínimo con lo que les prometo van a salir luego de verla es: haberse reído, haberse conmovido y haberse identificado y alguno que otro, mentalmente apto, saldrá con algunas preguntas en la cabeza.

Me he tardado en escribir esto debido a que quería comentar algún defecto que pudiera remarcar desde el público, gritar que es un teatro muy caro, decir que algo era incómodo, que algo fallaba en la obra. Pronto comencé a pensar que no estaba siendo objetivo, pero me puse a recordar otras obras, con otros elencos, con otros directores y la verdad es que debe ser el lugar. Por eso pido que cuando pase por La Plaza no me pidan que sea objetivo.

lunes, 9 de julio de 2007

¿Por qué juego match?

Debo a mi fallida asistencia a la Plaza, una función antes del estreno de "La Rebelión de los Chanchos", el encuentro con una escena que me llevó a escribir este blog.

A puertas del campeonato amateur, se me acercó un chico, aparentemente del grupo de alumnos adolescentes, a increparme casi a gritos el por qué de mi participación si yo ya era un adulto. Salí mortificado por no poder resolver el ataque de manera correcta. Entre mi desconcierto y mi furia, ya que no es nada agradable que un extraño se acerque a gritarte, me fui para evitar un enfrentamiento sin sentido.

Pensé durante algún tiempo y recordé como un grupo de personas, ya ni recuerdo quienes éramos exactamente, nos involucramos en crear un espacio para nosotros, jugadores de impro que no éramos actores y no estábamos al nivel de presentar un espectáculo como correspondía. Habíamos sido estudiantes durante varios talleres y nos faltaba un espacio en el que, junto con los alumnos actuales, pudiéramos tener una experiencia de match.

Creo que fue una época donde la impro tenía algún aire místico. Los ensayos y la preparación eran rigurosos, se hacían constantes referencias a los maestros para corregir lo que podían ser considerados errores. El kazoo metálico era un elemento que solamente tenía el maestro Francoise y había que pedirlo prestado, con mucho respeto, para poder arbitrar. Todos los jugadores morían de miedo y albergaban la esperanza de ser llamados a formar parte de algo más grande para el futuro.

A pesar de que nunca se concretó nada más grande de lo que ya hacíamos en ese momento creo que éramos felices con el espacio. Fue tribuna para conocer nuevos grupos que no necesariamente eran de la casa. Tuvimos invitados, no siempre con el éxito adecuado, pero era una experiencia que nos hizo crecer de verdad. Aprendimos que en la impro nadie tiene la razón. Que el equipo más pequeño puede hacerse del campeonato y que los jugadores menos pensados pueden salir a luchar y ganar en una cancha. Y que nadie me diga que creía que Los 4 Lunáticos podíamos ganar que no se la creo.

Finalmente las personas se fueron yendo y de esas experiencias quedamos realmente pocos. Algunos dejaron de jugar, otros se fueron a otros grupos seguir jugando y otros, simplemente desaparecieron entre las calles de la ciudad para no volver a la cancha.

Mucha agua ha pasado bajo ese puente desde aquella época. Hay personas que reclaman ese espacio como suyo y que no conocen y no tienen por qué conocer todo el proceso que ha involucrado la creación del amateur y cómo un grupo, esperanzado en hacer algo para jugar, se pasó horas de horas en ensayos y creando lo que hoy en día es un campeonato paralelo . Hoy la impro pertenece a esas personas que reclaman.

Ya sin la mística y sí con la energía adolescente, se acerca un nuevo campeonato amateur, un evento donde todos tenemos el mismo miedo por lo que pasará. Una cancha, hoy sin dueño, entregada al juego masivo, donde los que luchamos, creamos, erramos, sufrimos y nos divertimos alguna vez somos poco más que extraños. Supongo que es una señal de que se logró el objetivo.

martes, 17 de abril de 2007

Escuela Secundaria el Musical. Lo que vi y lo que no vi.

Me fui el otro día a ver esta obra recién en estreno en el Montecarlo y con larga temporada de dos meses. Sin mucho preámbulo voy a comenzar por los que me parecen aciertos muy a pesar de que sé muy poco de teatro pero mucho de ser público rajón.


Lo primero que me viene a la cabeza son los bailes. Se ve un buen trabajo y lo más importante es que son interesantes, uno se queda pegado mirando. Amparo Brambila parece sacada de otra obra. Nunca la había visto en un escenario y realmente me sorprendió que tuviera tan bien dominado el tema de la actuación. Lástima que ese dominio rompió la cuarta pared en un momento y me quebró la convención de que estaba viendo a una profesora de teatro de una escuela secundaria. Renato Gianoli también parece sacado de otra obra pero con tan poco material y tan pocos momentos que se pierde entre escenas. Ambos actores me parecieron desperdiciados totalmente ante la diferencia de experiencia con el resto, pero no nos adelantemos a lo malo.


Otros actores menos conocidos pero que me parece tuvieron muy buen resultado: La que "hacía de mala" en la obra. Su nombre no aparece en el póster y no compré el programa. Me parece que cumple muy bien su papel y es divertida, no empalagosa y realmente su personaje es de una tonta y mala en toda regla. Issa Ringgold también me parece que está muy bien. En la medida justa, contundente en su papel de desadaptada y nerd. Divertida y cumple con su función en escena. El actor secundario que hace de amigo del protagonista: moreno de trenzas. Cumple muy bien su rol al inicio pero, lamentablemente, a los diez minutos comienza a verse al actor y no al personaje. Fuera de eso funciona perfectamente.


Mención aparte merece el gancho de las porristas. Realmente unas satánicas. Yo personalmente vendí mi alma unas cuatro veces a Dios pero no aceptó tan decrépita oferta. El diablo menos. Vale la pena verlas: bailan, no actúan y no se ven inteligentes. Por supuesto hablando de sus personajes, no puedo hablar de ellas fuera de las tablas por que no las conozco. Sobre todo hay una a la que debo mi involución a un simio violento durante la obra (no fue muy complicado) y a ese efecto "American Beauty" de no ver a nadie más en escena.


Finalmente y cerrando lo bueno, un personaje que realmente era un nerd extraordinario. Solamente verlo parado era para morir de la risa y lamentablemente sus intervenciones no son muchas: pequeño y retorcido forma parte del club de matemáticas.


Y aquí paramos con lo bueno. Ahora vamos con lo malo: Lo más grave de la obra son los pequeños errores, solucionables fácilmente y propios de un primer día, pero que sumados, hacen que la función estuviera muy accidentada para mi gusto. Por mencionar algunos:


- En un momento la presidenta del club de matemáticas escribió "PI" en lugar del símbolo matemático ∏. Pudo ser muy divertido pero la verdad es que me rompió la convención de que era una nerd matemática y vi a la actriz.


- En la obra hay un jugador de baloncesto, hay un equipo de baloncesto, hay un entrenador de baloncesto y no hay un solo aro de baloncesto. ¿Soy un ridículo? ¿Esto es teatro y hay convenciones? ¡Sí! Pero prefiero entonces que no escenifiquen los entrenamientos y al hijo entrenando con el padre con balones y uniforme y me obliguen a creer que no hay un aro y ni un lanzamiento. Cuando se ponen a pasarse el balón como si fuera una práctica real la verdad me costó mucho imaginarlo.

- Los momentos en que está la pizarra con anotaciones matemáticas sin sentido y luego se convierte en el panel de anuncios donde la profesora escribió "viernes" anunciando un cambio en el programa del musical lo vi un poco confuso ya que no hay un acuerdo, durante toda la obra, de si estamos en la convención de que los objetos no son lo que deberían ser o si es un error de cambio de escena.


- El volumen de la obra en general estuvo muy bajo. No escuche la cuarta parte de lo que se decía y estaba en la fila doce. Voy a limpiarme los oídos por las dudas.


Creo que todos son simples accidentes que pueden haber en una obra. Me parecieron raros aunque me hicieron reír.


Las cosas que me parecieron malas:


-Los protagonistas. No hay forma de creer que el protagonista era el "bacán" deportivo del colegio. El personaje se ve un pelele desde el arranque. A lo mucho un chico normal un poco tonto. Pero ¿el líder deportivo y que todas las porristas (¿ya dije que son diosas?) se mueren por el?: Jamás ¿Por qué es el protagonista? No tengo ni idea, no me da para tanto la licencia teatral.


Por su lado la protagonista tiene lo suyo. El personaje no ha sido trabajado como una chica encantadora. Al lado de las porristas está en franca desventaja. Jamás sabremos si canta ya que no es música en vivo y se canta con pista. ¿Qué hace en ese papel? La verdad es que no tengo idea.


Ambos se ven muy adultos para sus personajes y al lado del resto. Personalmente, que el padre del protagonista tenga la edad adecuada no me cuadra ni con esfuerzo.


-Las relaciones. Casi gratuitas y no las entendí, por ahí no hay nada que entender. No he visto la película original así que podríamos lanzarle el problema a Disney pero la verdad es que solamente puedo hablar de lo que vi. Ninguna de las relaciones se explota o se entiende del todo. ¿Cuál es el tema de que estos dos chicos se enamoren? Creo que ninguno. No hay obstáculo alguno excepto que hay este musical y parece que él quiere participar por ella y ella quiere participar por ella. Algo por el estilo. Al final de la obra todo corre tan rápido que no entendí lo de la segunda audición o si la profesora de teatro estaba a favor o en contra de estos chicos. Final con varias relaciones sorpresivas y besos y coqueteos sin pies ni cabeza.


Lo terrible:


-La música. Es un musical con pistas. No sé si se estila o no se estila o si se hace o no se hace pero hace que sienta que no se estila. Lo más horrible es que a la tercera canción arrancan con el inglés con pista (las dos primeras las escuché en castellano) y las coincidencias entre la boca y el sonido son pocas. Parece como si los personajes estuvieran posesos y hablando en lenguas. Ya el momento cumbre es cuando cantan en inglés y comentan en castellano durante una canción. Lamentablemente algo que pudo ser brillante como la música en un musical es muy forzado.


- Los momentos más divertidos son los que hacen que la obra parezca una parodia de la película, al estilo Scary Movie, pero lamentablemente se esfuerzan en convencerme que no es una parodia sino es de verdad.


-Pareciera que no alcanzó el tiempo. Las primeras escenas son simpáticas, incluso interesantes, al medio de la obra comienzan a pasar cosas que no se comprenden muy bien. Al final de la obra es un vértigo de eventos que me parece no aportan al final de una manera clara sino es como si se tratara de atar cabos a como de lugar.


Finalmente me parece que si la obra hubiera sido una parodia, tendríamos una delicia de humor y chacota. Solamente hacer notar lo que se quiere ocultar y serían horas de humor. Me parece que, lamentablemente, en tratar de hacer la obra "de verdad" hace que esas fortalezas se conviertan en errores.


Veinte soles… la verdad es que con diez uno se va tranquilo. Veinte soles me parece mucho. No por el trabajo, seguramente valen mucho más las horas de esfuerzo , sino por el resultado en términos de historia y como musical. Cuando leí "el musical" esperaba algo realmente musical. Luego descubrí que había sido un idiota una vez más cuando me di cuenta que "el musical" es parte del nombre de la obra: "High School Musical", que en realidad se debió traducir por "El Musical de la Escuela Secundaria" ya que el tema del título se refiere al musical que ocurre en la historia y no que a la obra es un musical. Por que de musical no tiene nada a pesar de que si bailan como trompos los que bailan, no cantan nada los que cantan y los pocos que actúan no cantan y los que cantan no actúan y los que bailan no cantan aunque algunos actúan. Al final creo que si la ven lo van a entender.

domingo, 11 de marzo de 2007

Yo juego para divertirme

Esta es la frase con la que comienza cualquier jugador de improvisación teatral al hablar sobre los campeonatos organizados por la LNMI - Pataclaun (no sé si en otros campeonatos ocurre). Sin acusar a nadie de mentiroso creo que más que una declaración de principios se ha convertido en un objetivo, posiblemente sincero, de estilo de juego. Cualquiera que ha jugado en un match de improvisación teatral sabe que una de las cosas más difíciles es llegar a esa mezcla de competencia con el rival y colaboración con la historia.

Muchas veces los jugadores se pasan meses de meses entrenando con el resto de jugadores la forma de contar buenas historias. Se construyen personajes nuevos e interesantes en el proceso. Se crean historias conmovedoras, comentadas y recordadas por meses. Lamentablemente es impro y por lo tanto no hay mucho que guardar, todo debería ser improvisado (y no siempre lo es).

Una vez listos todos los jugadores, comienza el campeonato, partidos amistosos para conocer al rival y hacer un encuentro bueno cuando toque presentarse ante el público. Aparece la cancha, el rugiente público, el siempre injusto árbitro, las paletas y listo: todo se va a la mierda!. El jugador otrora amable y entregado a la historia se transforma en un rudo acaparador y, apoyado por el aplauso del público, hace del juego casi un monólogo de humor, muchas veces mandando al cuerno la historia e imponiendo su idea. Los jugadores repiten los personajes más exitosos varias veces esperando la risa del público a pesar de la historia. El árbitro pasa a ser una figura timorata que teme cobrar faltas, a veces evidentes como el cliché, para no ser odiado (más) por el público. El público pasa a apreciar a los jugadores que más los hacen reír independientemente de si la historia fue buena o mala.

A pesar de las pocas penalizaciones que se permite el árbitro y más que una conducta constante en la cancha, se genera una actitud que poco tiene que ver con los principios de la improvisación teatral. Algunos planifican cómo ganar a tal o cuál equipo. Se cuentan los puntos de las tablas con angustia. Se acusa de rudeza a algún otro jugador de otro equipo y se planifican elegantes rudezas para lograr vencer al rudo rival.

Claro que no es el caso de todos. Y por supuesto todos los jugadores de improvisación dirán "no es mi caso" y si hacemos una encuesta llegaremos a la conclusión que el 100% no se considera rudo y ese mismo porcentaje considera rudo por lo menos al 20% de los otros jugadores. Es casi como preguntar en un congreso de parejas quienes son infieles. Descubriremos que ninguno de los dos tipos de personas existen: ni el jugador de impro autodenominado rudo, ni la pareja infiel. Para los primeros será a lo mucho un "jugué rudo este partido" y para los segundos será "fue solamente un desliz".

Si bien los personajes tienden a repetirse, ya que no somos una máquina de crear personajes y tenemos cierto límite, no debería ser la norma. Muchas veces en los campeonatos vemos el desfile de los personajes "de siempre" que posiblemente nada tienen que ver con la historia utilizados de la forma más premeditada para lograr el voto del público.

Creo que los jugadores se ven vencidos por su condición humana y eso finalmente le da al juego una verdad. No es realmente algo acordado o planificado. Eso hace que la capacidad de contar historias sufra y termine siendo casi una presentación de ingenio competitivo tratando de lograr contar algo. La calidad de las historias contadas por los mismos jugadores en otros formatos es de una calidad impresionante y tanto más impresionante es la poca calidad de las historias a la que, los mismos jugadores, pueden llegar en el formato del match.

Esto no hace del formato del match un enemigo de la improvisación sino por el contrario convierte al evento en un reto constante para el jugador de impro. Simplemente me parece anecdótico que cada inicio de campeonato comience con dos frases muy concretas: "claro que quiero ganar pero juego más para divertirme" y la consabida "no vamos a ganar de ninguna manera así que vamos a divertirnos".

Finalmente y como buen deporte todos tratan de mantenerse neutrales y calmados por fuera mientras la promesa de victoria y aplausos convierte a los jugadores en guerreros dispuestos a dejar todo en la cancha o en temerosos pajes pegados a la banca.

Al final asistiremos a otro campeonato donde veremos a los jugadores luchando contra: repetirse, ser rudo, acaparar la cancha, ausentase de la cancha, cometer faltas, dejarle el remate al otro equipo, forzar los remates para su equipo, tener personajes poco aceptados, imponer su idea, dejar que el otro imponga su idea y decenas de cosas más contra las que hay que luchar en los 3 minutos de jugada y que hacen que me quede la duda cuando un jugador me dice " Yo juego para divertirme".

jueves, 1 de marzo de 2007

Mi Mundo Místico

Recuerdo mi primer contacto con el mundo místico. En la época donde solamente se podían comprar papitas Chipy y leche Enci, en la época donde los estantes de Monterey andaban más vacíos que llenos, haciendo juego con la depresión social de los que podían comprar dichos artículos (ya que habían quienes ni siquiera podían adquirirlos), mi madre tenía un juego de cartas de Tarot fotocopiadas de una revista Cosmopolita que hacía las delicias de sus amigas. Pasaban horas de horas hablando sobre un hombre apuesto, de cabello castaño, que iba a tener algo que ver con el fin de la soledad de las señoras que, con cincuenta años encima, varios kilos de sobrepeso y sospechosamente casadas con maridos de pelo muy negro miraban con grandes ojos abiertos las cartas que mi madre lanzaba como la más experimentada bruja.

Me quedaron claras dos cosas. La primera era que la brujería estaba al alcance de la mano en una revista Cosmopolita y la segunda era podía ser muy divertido para las mujeres. No es un comentario sexista pero en mi experiencia no había visto a dos señores preguntando si un apuesto mancebo de pelo negro iba a cruzarse en su vida. Ni siquiera si una timorata y frágil quinceañera iba a enamorarse perdidamente y luego de seis meses iba a quedarse con la mitad de su fortuna. Esto me dejaba claro que era un canal para conquistar chicas y en mi vida no contaba con muchas herramientas para hacerlo.

Mi paso por el Tarot fue violento e intenso. No aprendí el significado de las cartas lo más rápido que pude, eran demasiadas así que dicha labor la considero imposible de realizar en menos de unos años de experiencia por lo que tomé el atajo: interpretarlas según mis convicciones y tener claras las cartas más representativas para una asidua consultora. La carta del dos de oros era una más de las tantas cartas con oros que había en el mazo mientras que una carta con un demonio en llamas tenía que ser importante. Arcanos mayores y menores los llamaban. En dicha época no había Internet, por lo que buscar información más detallada era imposible y para un joven de quince años, era una labor titánica informarse sobre un tema que no estaba documentado en ningún lugar accesible para un joven de quince años.

El éxito fue total, las señoras me pedían que les lea las cartas y asombradas decían "si… si… justo lo que pensaba". Mi nivel de misticismo crecía como el más acertado del club en lo que a lectura de cartas se refería. Alguna vez otra lectora de cartas me miró y me dijo muy seria "tú tienes la luz". Fuera de la luz que por suerte había en mi casa los días en que volaban una torre no tenía conciencia ni ciencia de ninguna otra. Lo lamentable es que una vez más esta herramienta no me permitió conseguir ninguna chica ya que las señoras de más de cincuenta años y setenta kilos eran las únicas realmente interesadas. Asumo que para una chica de quince años de ese entonces, que eran muy diferentes a las de ahora, no era muy interesante saber por medio de las cartas lo que podían ver por medio de sus ojos de bruja. Ante este fracaso abandoné el mundo místico.

Años después caerían en mis manos una serie de libros y manuales de diversos temas similares. Quiromancia, brujería blanca, brujería negra, Horóscopos, Cábalas, etc. Y luego de descubrir que según mi mano me iba a casar a los 14, que la Ouija me dijera que el que se había robado el whisky de mi padre había sido "HKIE56" y de no encontrar una virgen que dejara que el último jueves del mes le introdujera un carbón bañado en sangre para convertirme en un irresistible símbolo sexual, decidí dejar las artes místicas y dedicarme a otra cosa.

Historias místicas por montones ya que mi familia es del norte. Contaban sobre los brujos que en encarnizados combates se dejaban ciegos y cojos, conjuros y contra conjuros iban y venían en las historias de pueblo de mi familia. Sin embargo ellos mismos las veían como historias que habían pasado en un remoto lugar llamado Motupe. No eran parte de su vida cotidiana.

De historias místicas estamos hechos los peruanos. Una vez en casa de un amigo nos reunimos varias personas y, en el transcurso de la noche, uno contó que la noche anterior había habido una "pena" en su casa. El término "penar" es un verbo que está perfectamente registrado en la Real Academia que dice:" Perú y Ven. Dicho de un fantasma o un alma en pena: Aparecerse o manifestarse ". Y por supuesto todos comenzaron a sacar sus historias de las almas en pena y todas las casas o la de los vecinos o familiares están embrujadas. Es imposible ir a una reunión de más de cinco personas y que una no haya visto un fantasma.

Estaba yo en esa noche de historias de fantasmas con un amigo español de España (como el idioma de mi teclado) y al final me dijo que se había quedado asombrado de que en realidad todos nosotros creíamos que habían fantasmas en nuestras casas (la noche había sido especialmente limeña en términos de la cantidad de fantasmas y apariciones narradas). Mayor asombro aún le había causado que casi todos habían recibido visitas de sus familiares muertos o por morirse y no podía creer que todos fuéramos universitarios de las universidades elite 1 del país.

Ante semejante reconquista de España al Perú le increpé sobre sus gitanos y ceremonias católicas y adoración de imágenes de la iglesia que no es menos mística y llena de fetiches que la brujería y espiritismo peruanos. Me aclaró que no le parecía mal ni inferior sino que simplemente le parecía asombroso que los intelectuales del país o los que están en camino de serlo pensaran que los fantasmas existían y lo contaran abiertamente sin temor a ser la burla de la facultad. Luego le contaría que en las universidades no se forman intelectuales ni es para el desarrollo del país que se hace pero esa es otra historia.

Siempre el límite había sido ese, alguna lectura de Tarot muy acertada, alguna historia del abuelo que el día de su muerte había visitado a la familia. Y pobre de aquel que malograra la velada diciendo que esas son tonterías porque la reunión entera te saltaba al cuello con argumentos tan contundentes como "entonces cómo explicas que mi tía en Ica viera a mi abuelo sentado en su cama" la respuesta era "cómo carajo quieres que explique una estupidez que no tiene ni pies ni cabeza" pero fue mejor no decirla.

Todo el resto de la brujería eran cosas de las empleadas de la casa que conversaban entre ellas y con el jardinero. A veces alguna tía se reía porque "la chica" decía que le habían hecho un "amarre" a su hermano: "La Jacenta le ha amarrado al Rubén pues, yo le dije que cuidado y ya le han amarrado". A mi me quedaba claro que Jacinta había aprendido alguna nueva posición en la cama o había cedido alguna nueva parte de su anatomía para el divertimento de Jacinto y este se había auto amarrado para seguir disfrutando.

¿Cuándo vino el boom de la brujería?. La verdad es que no lo sé. Para mi comenzó con los cartelitos en el centro de Lima: "¿Problemas con la Pareja? – Amarres, Arreglos, conquista del ser Amado 446 2018" y pasó luego a la televisión. Me despertaba en las madrugadas escuchando como Yesabella estaba en bikini siendo escupida y bañada por un chamán de un pueblo lejano del norte. Ojo! Los del sur no sirven, no se dejen engañar, ahí no hay poderes, solamente del norte y de la selva. Luego de entre sueños pensar que si tomaría a Yesabella me despertaba bien para que mi conciencia dijera "no, que asco". Luego pasarían otras estrellas de la farándula e incluso vería un "especial" sobre la pasada del cuy y los chamanes. Hasta ahí no me sorprendía y me parecía una estrategia para captar la atención de Jacinta y Rubén y se sintieran identificados y por lo tanto siguieran viendo sus programas o interesándose en la vida de tal o cuál vedette. Siempre esto amenizado por los más prestigiosos brujos que, durante las eliminatorias, salían en la antesala con sus calaveras y fetiches, escupiendo y bailando. Ni el más poderoso embrujo, ni el chamán más taimado pudo evitar el 5 a 0 que nos dio Colombia ese día. Parece que el poder de cinco chamanes juntos no pudo ni siquiera evitar la desgracia a un gol por chamán. Por supuesto luego del partido lo mágico era que los chamanes habían desaparecido con calaveras y todo. Alguna vez que increpé a un creyente por esto me dijo: "Es que esos son farsantes, y la selección tiene mucho karma". Me parece un argumento tan contundente que planeo usarlo en las próximas entrevistas de trabajo si un proyecto fracasa: "tiene mucho karma".

De ahí vino la desgracia. Resulta que todos ahora son amantes de la brujería. ¿Cómo hizo su acceso a los niveles A – B? Siempre será un misterio. Para mi sorpresa, los más juiciosos y científicos se han visto involucrados lanzándose aguas floridas y acudiendo para saber si es una buena inversión comprar treinta discos duros de 240GB o es mejor comprar doce de 400GB. Gerentes de empresas ascendentes caminando lado a lado con un chamán que está "limpiando la casa" y al cuál hay que pagarle suculentas sumas de dinero, pero la empresa mejora. Señoras muy rubias que miran con respeto a alguien de color humilde y lo sientan en su mesa (lo cuál me parece lo más impresionante de la brujería) para que le anuncie que la amante le ha hecho un "trabajo" a su esposo y que por eso le pone los cuernos y hay que limpiarlo. Carajo si mi tía hubiera sabido que los cuernos de alce que con las secretarias le puso mi tío eran amarres no estaría sola con sesenta años. Y qué felices los hombres de antaño al verse descubiertos con las manos en la masa y poder decir: "Oh, qué pasa… no pienso claramente… esta niña de 18 años me ha hecho un amarre, está claro!".

Veo con cierta gracia a mi novia, tremendamente creyente del poder de Dios, gritándome que yo no tengo la verdad y que no puedo decir que pasarse el cuy sea una tontería (parece que el huevo ya no está de moda porque es muy barato). Yo le discuto que en el manual del buen creyente, llamado Biblia, está escrito que esas cosas están prohibidas (pero existen para los católicos ojo). Veo a personas que se burlan de los evangelistas pidiendo que pagues 10 soles por la rosa del poder cultivada en Jerusalén, regadas por aguas del río Jordán y que aseguran el amor y éxito en los negocios, mientras por otro lado se toman muy enserio tomar dos gotas del agua de San Jacinto hechas con plantas de la selva y echan un polvito sacado del cementerio de algún lugar místico del norte y haciendo círculos en sentido de las agujas del reloj con la mano derecha sobre su cabeza y mirándome con desaprobación cuando pregunto: ¿Qué carajo estás haciendo?.

He visto grupo de amigas entrañables peleando para siempre porque una bruja le ha dicho que tal le ha hecho un trabajo a cual. He visto amigos pasar insomnios esperando el regreso de su mujer curada y limpia porque la intentaban matar un grupo de brujos con un trabajo. He visto a señoras que han criado tres hijos "profesionales y exitosos" vender sus joyas para poder pagar la limpia de las casa de todos para evitar los divorcios por que les habían hecho trabajos (que lamentablemente el poder místico no pudo evitar). He visto amigas con tres grados académicos: MBA, NBC, NBA y todas las otras iniciales que se han creado para tranquilidad de los profesionales robar un calzoncillo usado (ojo… no puede ser limpio) para que su novio (con mucho dinero él eso sí) deje de mirar a la compañera de trabajo, que le ha hecho un trabajo y hay que contrarrestarlo con otro trabajo. Perdóname Alejandro Toledo por calificarte de mentiroso: hay más trabajo.

Lo peor es que las personas se ofenden si no compartes sus creencias. Conmigo se molestan tanto los católicos como los místicos cuando digo que me parece lo mismo que digan que el vino se convierte en sangre como que el cuy se come tu enfermedad (pobre animalito... encima hay cierto racismo porque si es negro entonces pasa por todo eso, los blancos la pasan mejor una vez más). Para dicha comparación existe el "No es lo mismo!!!" y para cualquier intento de análisis hay un "es que es un poder que va más allá" o un "es que tú no entiendes porque no crees". Al final creo que llorarle al Arca de los Negocios en canal cinco, pasarte el cuy, tener sexo con un chamán (practica muy extendida entre los chamanes del centro de Lima), llevar un rosario en el carro para protegerse (y las combis son expertas en eso, una especie de asesinos santos) o ver al Papá y sentir que una luz te invade es lo mismo: son rituales, si te hacen sentir bien y crees en ello perfecto pero que no se nos condene a los no creyentes.

Independientemente de si creo o no creo o en qué creo ya que no es relevante me parece que lo místico está de moda. Es el boom de los chamanes y me alegro por ellos. Posiblemente veamos a alguno con un BMW y en la placa un MISTICO por sello de protección. Yo por mi parte desempolvaré mis místicas cartas de Tarot, aunque con la cantidad de místicos lo más probable es que no sirva para ninguno de sus dos propósitos: adivinar el futuro y conseguir chicas.

(1) Maravillosamente la Real Academia dice que se puede escribir élite o elite. Quiero regresar donde mi profesora de Lenguaje a reventarle el culo a patadas por cierto jalado que involucraba dicha palabra.