martes, 17 de abril de 2007

Escuela Secundaria el Musical. Lo que vi y lo que no vi.

Me fui el otro día a ver esta obra recién en estreno en el Montecarlo y con larga temporada de dos meses. Sin mucho preámbulo voy a comenzar por los que me parecen aciertos muy a pesar de que sé muy poco de teatro pero mucho de ser público rajón.


Lo primero que me viene a la cabeza son los bailes. Se ve un buen trabajo y lo más importante es que son interesantes, uno se queda pegado mirando. Amparo Brambila parece sacada de otra obra. Nunca la había visto en un escenario y realmente me sorprendió que tuviera tan bien dominado el tema de la actuación. Lástima que ese dominio rompió la cuarta pared en un momento y me quebró la convención de que estaba viendo a una profesora de teatro de una escuela secundaria. Renato Gianoli también parece sacado de otra obra pero con tan poco material y tan pocos momentos que se pierde entre escenas. Ambos actores me parecieron desperdiciados totalmente ante la diferencia de experiencia con el resto, pero no nos adelantemos a lo malo.


Otros actores menos conocidos pero que me parece tuvieron muy buen resultado: La que "hacía de mala" en la obra. Su nombre no aparece en el póster y no compré el programa. Me parece que cumple muy bien su papel y es divertida, no empalagosa y realmente su personaje es de una tonta y mala en toda regla. Issa Ringgold también me parece que está muy bien. En la medida justa, contundente en su papel de desadaptada y nerd. Divertida y cumple con su función en escena. El actor secundario que hace de amigo del protagonista: moreno de trenzas. Cumple muy bien su rol al inicio pero, lamentablemente, a los diez minutos comienza a verse al actor y no al personaje. Fuera de eso funciona perfectamente.


Mención aparte merece el gancho de las porristas. Realmente unas satánicas. Yo personalmente vendí mi alma unas cuatro veces a Dios pero no aceptó tan decrépita oferta. El diablo menos. Vale la pena verlas: bailan, no actúan y no se ven inteligentes. Por supuesto hablando de sus personajes, no puedo hablar de ellas fuera de las tablas por que no las conozco. Sobre todo hay una a la que debo mi involución a un simio violento durante la obra (no fue muy complicado) y a ese efecto "American Beauty" de no ver a nadie más en escena.


Finalmente y cerrando lo bueno, un personaje que realmente era un nerd extraordinario. Solamente verlo parado era para morir de la risa y lamentablemente sus intervenciones no son muchas: pequeño y retorcido forma parte del club de matemáticas.


Y aquí paramos con lo bueno. Ahora vamos con lo malo: Lo más grave de la obra son los pequeños errores, solucionables fácilmente y propios de un primer día, pero que sumados, hacen que la función estuviera muy accidentada para mi gusto. Por mencionar algunos:


- En un momento la presidenta del club de matemáticas escribió "PI" en lugar del símbolo matemático ∏. Pudo ser muy divertido pero la verdad es que me rompió la convención de que era una nerd matemática y vi a la actriz.


- En la obra hay un jugador de baloncesto, hay un equipo de baloncesto, hay un entrenador de baloncesto y no hay un solo aro de baloncesto. ¿Soy un ridículo? ¿Esto es teatro y hay convenciones? ¡Sí! Pero prefiero entonces que no escenifiquen los entrenamientos y al hijo entrenando con el padre con balones y uniforme y me obliguen a creer que no hay un aro y ni un lanzamiento. Cuando se ponen a pasarse el balón como si fuera una práctica real la verdad me costó mucho imaginarlo.

- Los momentos en que está la pizarra con anotaciones matemáticas sin sentido y luego se convierte en el panel de anuncios donde la profesora escribió "viernes" anunciando un cambio en el programa del musical lo vi un poco confuso ya que no hay un acuerdo, durante toda la obra, de si estamos en la convención de que los objetos no son lo que deberían ser o si es un error de cambio de escena.


- El volumen de la obra en general estuvo muy bajo. No escuche la cuarta parte de lo que se decía y estaba en la fila doce. Voy a limpiarme los oídos por las dudas.


Creo que todos son simples accidentes que pueden haber en una obra. Me parecieron raros aunque me hicieron reír.


Las cosas que me parecieron malas:


-Los protagonistas. No hay forma de creer que el protagonista era el "bacán" deportivo del colegio. El personaje se ve un pelele desde el arranque. A lo mucho un chico normal un poco tonto. Pero ¿el líder deportivo y que todas las porristas (¿ya dije que son diosas?) se mueren por el?: Jamás ¿Por qué es el protagonista? No tengo ni idea, no me da para tanto la licencia teatral.


Por su lado la protagonista tiene lo suyo. El personaje no ha sido trabajado como una chica encantadora. Al lado de las porristas está en franca desventaja. Jamás sabremos si canta ya que no es música en vivo y se canta con pista. ¿Qué hace en ese papel? La verdad es que no tengo idea.


Ambos se ven muy adultos para sus personajes y al lado del resto. Personalmente, que el padre del protagonista tenga la edad adecuada no me cuadra ni con esfuerzo.


-Las relaciones. Casi gratuitas y no las entendí, por ahí no hay nada que entender. No he visto la película original así que podríamos lanzarle el problema a Disney pero la verdad es que solamente puedo hablar de lo que vi. Ninguna de las relaciones se explota o se entiende del todo. ¿Cuál es el tema de que estos dos chicos se enamoren? Creo que ninguno. No hay obstáculo alguno excepto que hay este musical y parece que él quiere participar por ella y ella quiere participar por ella. Algo por el estilo. Al final de la obra todo corre tan rápido que no entendí lo de la segunda audición o si la profesora de teatro estaba a favor o en contra de estos chicos. Final con varias relaciones sorpresivas y besos y coqueteos sin pies ni cabeza.


Lo terrible:


-La música. Es un musical con pistas. No sé si se estila o no se estila o si se hace o no se hace pero hace que sienta que no se estila. Lo más horrible es que a la tercera canción arrancan con el inglés con pista (las dos primeras las escuché en castellano) y las coincidencias entre la boca y el sonido son pocas. Parece como si los personajes estuvieran posesos y hablando en lenguas. Ya el momento cumbre es cuando cantan en inglés y comentan en castellano durante una canción. Lamentablemente algo que pudo ser brillante como la música en un musical es muy forzado.


- Los momentos más divertidos son los que hacen que la obra parezca una parodia de la película, al estilo Scary Movie, pero lamentablemente se esfuerzan en convencerme que no es una parodia sino es de verdad.


-Pareciera que no alcanzó el tiempo. Las primeras escenas son simpáticas, incluso interesantes, al medio de la obra comienzan a pasar cosas que no se comprenden muy bien. Al final de la obra es un vértigo de eventos que me parece no aportan al final de una manera clara sino es como si se tratara de atar cabos a como de lugar.


Finalmente me parece que si la obra hubiera sido una parodia, tendríamos una delicia de humor y chacota. Solamente hacer notar lo que se quiere ocultar y serían horas de humor. Me parece que, lamentablemente, en tratar de hacer la obra "de verdad" hace que esas fortalezas se conviertan en errores.


Veinte soles… la verdad es que con diez uno se va tranquilo. Veinte soles me parece mucho. No por el trabajo, seguramente valen mucho más las horas de esfuerzo , sino por el resultado en términos de historia y como musical. Cuando leí "el musical" esperaba algo realmente musical. Luego descubrí que había sido un idiota una vez más cuando me di cuenta que "el musical" es parte del nombre de la obra: "High School Musical", que en realidad se debió traducir por "El Musical de la Escuela Secundaria" ya que el tema del título se refiere al musical que ocurre en la historia y no que a la obra es un musical. Por que de musical no tiene nada a pesar de que si bailan como trompos los que bailan, no cantan nada los que cantan y los pocos que actúan no cantan y los que cantan no actúan y los que bailan no cantan aunque algunos actúan. Al final creo que si la ven lo van a entender.