viernes, 21 de septiembre de 2007

Diccionario para Viejos - EMO

La primera vez que escuché la palabra, se la decían entre risas a un chico que se veía como para llorar. Parecía una mala imitación de un personaje de una película de Tim Burton. Todos los jóvenes a mi alrededor entendían perfectamente el término mientras yo miraba con cara de desubicado.

Lo primero que me pregunté fue ¿se habrá sentido así mi viejo cuando yo hablaba del Supernintendo y decía que mi amigo era igualito a Mario Bros?. ¿Sería esa la sensación de mi madre cuando yo anuncié que quería ser "wave" y me preguntó, preocupada, por qué no tenía novia de una vez?. Estos pensamientos me atormentaron y es por eso que procedí a crear esta sección para viejos que quieren estar "al día", "en onda", "poner" o cualquier término que los jóvenes actualicen para horror de Marco Aurelio Denegri.

EMO: Cuando escuché el término y lo comparé con lo que veía, me quedó claro que era un joven que hubiera querido ser una niña japonesa, salida de un manga y poder aparentar orfandad automáticamente y para ello había imitado el peinado y algunos indumentos del personaje de dicho manga.


Ahondé más en el asunto y me quedó claro que era un chico que quería portarse como una niña, llorar, sentir que nadie lo quería y que no le digan marica sino "emo", es más elegante y misterioso. Al menos eso me parecía, sin embargo el asunto era más profundo aún, ya que descubrí que las chicas también podían ser Emo.


Finalmente la cosa quedaba más clara: Niños y niñas entre 16 y 21 años que quieren pasar por "bisexuales emotivos", es decir que no es que les guste la bisexualidad sino que la bisexualidad los une más en el dolor. Resulta que el emo "explora" sus sentimientos más depresivos de soledad con sus amigos y amigas emo. Suena un poco contradictorio pero se retroalimentan en su profundo abandono y buscan el rechazo de la sociedad basándose en el "dolor gótico", lo que quiere decir: me corto para que vean como sufro y me hago huecos en la cara y me pongo aretes y demás porquerías para que la gente vea que la vida no me quiere. Y si le dices que lo quieres... entonces peor porque le estás malogrando su filosofía emo, es decir su emosofía y se tendrá que cortar un poco más y llorar por los rincones hasta que lo odien en silencio.

El resto de la figura, lo mismo de siempre: suicidios, violencia (esta vez más pasiva que antes), llamar la atención con un disfraz (en este caso negro y rosado), y mostrar que el mundo no los quiere y que están en esta tierra para sufrir. Es decir las mismas huevadas que hacíamos nosotros pero con otro nombre y un poco más femenino (nosotros teníamos a The Cure).

En realidad emo resulta ser un movimiento musical como lo metal, wave, punk. Es más, resulta que el emo sale del "hardcore punk" y es apócope de "emotional hardcore" o "emo-core". La música, debo aceptar, es buena aunque no será mi preferida nunca (ya estoy muy viejo). Lamentablemente no me veo con aretes en la cara, el peinado de un héroe de anime japonés tapándose el ojo derecho con el pelo y teniendo que bajar como cincuenta kilos porque eso sí: no he visto un emo gordo. Y claro, un gordo no se puede ver muy depresivo que digamos (pero si deprimente).


Así que amigo viejo, si tienes un fetiche con los personajes de animes japoneses y un día te confundes mirando de manera pecaminosa a una niña que resulta ser niño, no te sientas mal, son los famosos emo. Míralo mal para ayudarlo en su crecimiento emo, como si lo rechazaras aunque te interese tres pepinos y sigue tu camino pensando, que eso que pasa por tu mente, es lo mismo que pensaban de ti cuando ibas con una "araña" en la cabeza, con tus guantes con púas o con tu polo negro con la calavera con sombrero de algún grupo del pasado.

Y si un emo lee esto y no le gusta, ¡mejor!, estoy contribuyendo con la idea de que el mundo te odia así que puedes llorar como niña.