jueves, 27 de mayo de 2010

Que Lori Berenson me cocine una bomba de chocolate


Esperemos no haya aprendido a hacer bombas ni de chocolate!!!


Recuerdo cuando fui a Tarata a recuperar las cosas que un amigo necesitaba bajar cuando su departamento quedó destruido, algunos vecinos muertos y un futuro realmente incierto. Esto me hace recordar los momentos de una juventud anormal que viví, una juventud llena de apagones, de bombas, de miedo.

Creo que eso perdí: muchos años de mi vida, escuchando de las desapariciones, escuchando que tal o cuál persona podía ser terrorista, escuchando que no podía salir a la calle porque había "amenaza" de bomba y que San Marcos era un lugar parecido al infierno. Aunque no lo crean hace poco fui a San Marcos a un festival de teatro y cuando caminaba por la gigantesca universidad temía ver las pintas, ver a esos encapuchados que salían en la TV en una esquina o sentir el peligro en los grandes espacios solitarios. Las personas de veinte años que pasaban por ahí no sentían esa sensación que yo sentía en ese momento y caminaban despreocupados.

A veces cuando paso cerca de un carro viejo aún siento ese impulso de alejarme por que podría ser uno de los famosos "coches bomba". Luego de tantos años aún espero escuchar un "boom" lejano si por algún motivo se va la luz y prendo la radio a pilas pensando en que podrían anunciar que volaron alguna torre.

Cuando mencionan el Vrae y que emboscaron alguna patrulla de policías me queda claro que el terrorismo está lejos de terminar.

Eduardo Gonzales escribe sobre el derecho de la camarada Berenson de ser amparada por la ley en su artículo: http://lamula.pe/2010/05/26/el-escandalo-del-dia/2637. Se mofa un poco mencionado que es un escándalo el aplicar la ley y liberar a esa camarada como la ley lo dice. No me jodas, esto no es cuestión de rehabilitar a un terrorista esto es cuestión de guardarlo en algún lugar para que no haga daño otra vez. No será legal pero cuando vimos a Abimael en la jaula no me jodas que pensaste que se iba a rehabilitar, no me jodas que no dijiste "al fin se acabó esta vida de mierda que llevamos" y ahora dices que el objetivo es rehabilitarlos, eso no se lo creo a nadie o sea: no me jodas.

Díganme traumado pero cuando veo que esta señora va a cocinar pasteles en Miraflores me viene cierto deja vu y hasta me parece irónico que la pongan en el distrito donde se dio uno de los incidentes más violentos del ataque a Lima, ya ni mencionemos lo que pasó en las zonas alejadas.

No me nieguen el derecho a armar un escándalo por ver libre a una persona que nos robo la paz, la libertad y a los niños de ese entonces como yo, que me tuve que lanzar al piso por una balacera con coche bomba más en plena calle porque atacaban el Comando Conjunto, la inocencia.

Si, a ver quién me rehabilita de esos años... gracias Lori por demostrarme que el miedo no me lo quita ninguna pena que puedas cumplir, luego de 20 años aún te tengo miedo. Lo lograron, el terrorismo ha triunfado al final y por eso tu premio es cocinar pasteles en la tranquilidad de tu hogar y darle a tu hijo la infancia que yo no tuve. El Perú es Macondo.