sábado, 19 de febrero de 2011

Felizmente no sufro de ese virus llamado homosexualidad

 

hulkRecuerdo cierta vez en que una tía mía, muy buena persona ella, contaba a mi madre y otros familiares que el actor que hacía de Bruce Banner en la serie de los 70’s Hulk era homosexual. Esta afirmación no nacía de un conocimiento personal sino de que había leído a que esto se debía a las hormonas que le inyectaban para poder ser Hulk.

Con la inocencia de un niño, sumada a la estupidez de una tía capaz de contar una mentira con la veracidad con la que solamente una tía puede contar una mentira ,me quedé pensando en lo terriblemente doloroso que debe haber sido ser pinchado por una aguja cada 20 minutos.

Aparentemente para mis tías lo más terrible es que fuera homosexual ya que gritaban “Nooo, qué pena”, “Pero no puede ser!”, “Lo que hay que hacer ahora para la televisión”, “Sí pues, lo mismo hacen con los pollos, yo lo he visto, por eso solamente le compro a Ciro”.

Ya luego me enteraría que en TV existe la edición, que no todo se filma de corrido, que el actor de Bruce Banner era Bill Bixby que el que hacía del muy molesto Hulk era Lou Ferrigno y de que mi tía sigue siendo igual de estúpida y buena.

No estoy ni a favor ni en contra de los homoxuales, ni de los heterosexuales, ni de los que les gusta ambas cosas, ni de los que no tienen sexo alguno. En el caso de los homosexuales, creo que una forma de no discriminarlos es tratarlos como se trata a los heterosexuales y no con la falsedad de no decirle “vamos por una chela, no seas cabro” porque en su caso si es real. Por otro lado debo aceptar que en cierta forma soy homofóbico. No es conciente, pero con mis amigos hombres siempre usamos palabras como “cabro”, “rosquete”, “marica” para insultarnos. Incluso cuando en el grupo puede haber alguien homosexual.

La homofobia es algo de lo que no podemos escapar, al menos no esta generación, ya que en los grupos de amigos podemos tener apodos masculinamente agresivos como “chino”, “negro”,  “guanaco”, “cholo”, “gringo” (que como en nuestra ideología no es despectivo se cambia por “gringa” para que sea efectivo) pero nadie tiene como apodo “cabro” y es feliz (o se resigna) con él.

Veía a este pobre hombre arrastrado por la policía gritando “no soy un delincuente por ser homosexual!, ser homosexual no es un delito!” y me preguntaba si ese señor tenía permiso para hacer su evento en la Plaza de Armas. Cuando yo estuve en el tristemente recordado Carnaval de Barranco llegaron los policías y la represión también fue brutal. La gente también se quejaba pero no nos lanzaron bombas por ser homosexuales sino por estar en el desmadre en la calle.

En todo caso me parece que ambos actos de represión policial son inaceptables. PERO hay que tomar en cuenta que en este país, y es la verdad, a la policía no se le respeta. Quiero ver que no le hagan caso a los carabineros chilenos a ver qué pasa. Pero como aquí la policía es considerada basura (independientemente de que se lo hayan ganado o no) evidentemente, homosexuales, lesbianas, travestis, defesores de los animales, taxistas, obreros no les van a hacer caso.

- “Váyanse!, no pueden estar aquí”

Esa palabra no nos basta. Haremos protestas, pifiaremos, gritaremos y no será por defender un principio, es por que nos jode que nos saquen de la calle porque la calle es de todos pero eso no es del todo cierto. Estoy seguro que frente a tu casa no quieres a gente, por ejemplo, rascandose el pene. No le hace daño a nadie, ni siquiera lo hacen a otra persona, pero a ti puede resultarte chocante pero, como están en la calle, tienen derecho, no importa que tu hija de 4 años lo vea, no hay que mentirle, los hombres se rascan el pene (y algunas mujeres).

En todo caso me parece que lo que debería hacer el MHOL en lugar de tanto lloriqueo y tanta pelea con Philips Butters por sus contundentes declaraciones deberían sacar un permiso para, en un lugar adecuado, poder besarse y hacer su evento, los que los apoyen iran y los que no no irán y todos felices, pero imponer en un espacio una manifestación de cualquier tipo debería ser desalojada de igual forma por los policías.

No dejan de asombrarme muchos de los defensores de la causa que, en sus textos, dejan bien claro que no tienen ese virus llamado homosexualidad.

“No tengo nada contra los homosexuales….”

“A mi no me molestan los homosexuales…”

“Si bien no soy homosexual y no tengo nada contra ellos…:

Por ejemplo pueden ver el final de este texto

“Porsiaca no es necesario que seas gay, No vayas a pensar que por ir se te chorrea el helado.  Yo soy recontra machin alberto.” el vínculo aquí: http://lamula.pe/2011/02/16/mhol-repite-el-plato-con-besos-de-resistencia/9658

me deja claro que estamos lejos de no discriminar, pero lo más complicado es que ellos mismos se discriminan como si ser homosexual fuera un virus.

Luego de ver, a una amiga estando de pareja con otra mujer durante mucho tiempo, decir “yo no soy lesbiana!”. Ah, pero pobre que discrimines porque te arranca la cabeza.

Luego de ver a un amigo decir “No, no soy homosexual, soy bisexual, o sea me gustan las mujeres”.

Luego de ver a un extraño decir “No, mi pata no es TAN cabro, solamente cuando está borracho”.

Y ver autoridades, actores, gente famosa que se niegan a lo evidente o que hacen de “salir del closet” un evento mediático de tal magnitud que lo que diga Wikileaks es basura en comparación. Está clarísimo que estamos lejos por culpa de los heterosexuales y de los homosexuales también y que ellos mismos se discriminan. Hay que tomar en cuenta también que, en este sociedad, decir lo que eres sexualemente hablando puede definir el resto de tu vida.

Como nota curiosa el personaje de Bruce Banner se llamó en la serie David Banner debido a que…

Fuente Wikipedia.

Como nota curiosa, en la serie, que poco tiene que ver con el cómic, el personaje de Bruce Banner es cambiado por David Banner según Stan Lee el nombre fue cambiado ya que "Bruce" sonaba homosexual[cita requerida].

http://es.wikipedia.org/wiki/Hulk

Y eso hubiera sido terrible para Hulk….

sábado, 12 de febrero de 2011

Pega esto en tu muro, idiota

angel_114

Hace algún tiempo leía sobre el tema de las cadenas en los correos electrónicos. El principio me parecía ingenioso para quienes vendían base de datos con información personal. Tener correos con los nombres para poder luego invadirnos de correo spam me parecía útil para esos negociantes que jugaban con la estupidez de las personas. Me queda claro que lo que más hay son personas taradas dispuestas a disfrutar serlo.

Pude ver como muchas personas enviaban estos correos que decían que según San X o según tal receta mágica (kabala, hadas, feng shui, etc) debían reenviar el correo a X contactos en X tiempo. Lo maravilloso no es que a alguien se le ocurra semejante idiotez. Lo maravilloso es la cantidad de personas que lo hacen. Yo me he quedado asombrado de muchas personas que me han reenviado esos correos, tal vez esperando que el místico correo electrónico les de la fortuna que su pobre cerebro no puede darles y es por ello que la mayor parte de las personas que lo envían son secretarias.

Por otro lado me he pasado gran parte del tiempo cuando he recibido esos correos explicando que San X difícilmente les va a dar 50,000 dólares por presionar un botón antes de dárselo a un niño agonizante en medio del Serengueti que muere por no tener alimento. Primero porque San X no existe, pero en el mágico supuesto que exista un ser incorpóreo consciente y divino es complicado que pueda darte 50,000 dólares tomando en cuenta que se supone el dinero es el diablo de color verde.

Me he pasado otro tanto explicado que el Feng Shui no te va a dar dinero ya que dichos preceptos no son para obtener dinero y no tenían previsto el uso de las redes sociales para el manejo energético – místico que se supone poseen. Lo mismo con las hadas que no existen y lo mismo con las creencias Mesopotanias, el calendario Maya y Azteca entre otras perlas. Me parece complicado que alguien quiera seguir las costumbres y creencias de civilizaciones que desaparecieron. Sus costumbres deben haber tenido algún error.

Luego de pasarme mucho tiempo explicando algunas de esas cosas recibía respuestas como:

“Ay, es un juego nada más” - ¿Por qué mejor no juegas a ahorcarte y no me llenas la bandeja de estupideces?

“No seas amargado, es para reírnos un rato” - Si reenviar un correo con las creencias místicas de que vas a ganar dinero por hacerlo entonces realmente mereces la muerte mística a manos de un Chamán loco que te haga beber orina de Burro y tomar leche de Vaca loca.

No quiero decir con esto que todos sean estúpidos por hacerlo. Algunos son ignorantes simplemente. Una tía me mandó un correo donde decían que Bill Gates le iba a regalar US$1000 por hacerlo. Pensando en lo tarada que es mi buena tía en el mundo no cibernético, me produjo algo de ternura (podría haber sido asco, confundo ambos sentimientos) y le expliqué que esos correos son mentira y se usan para capturar sus datos y luego mandarle spam en el mejor de los casos. Ya cuando me mandó el mismo correo pero con Steve Jobs como protagonista me di cuenta de que simplemente era una estúpida con acceso a un mouse. Y es que con los precios actuales de las computadoras cualquier tarado tiene acceso.

Luego llegaron los correos con las presentaciones de Power Point con asquerosas frases de Coello, Osho, Chopra y demás místicoides nauseabundos que llenan a las mentes débiles de estupideces. Sí, si te hincas la uña en la mano para no tener pensamientos negativos porque lo dice Coello eres un pobre idiota. En todo caso las mentes reblandecidas se ven beneficiada por dichos autores. Ahora que recuerdo creo que fue la misma tía la que me regaló un libro de Coello que he dejado botado en algún lugar por preferir “A paso de Cangrejo” de Umberto Eco, soy un idiota.

No tengo idea de si a alguien, el ver una diapositiva en Power Point le cambie la vida. Pero aparentemente la gente comenzó a sentirse diferente porque se puso de moda. Como yo también tengo una parte idiota pensé que estas personas se sentían reconfortadas por el mensaje de las diapositivas en cuestión.

Cuando sospechaba que la era de la estupidez había terminado comenzaron a aparecer en el Facebook mensajes asquerosos como estos:

SI TIENES UN HERMANO/S QUE TE HA HECHO REIR,HA SECADO TUS LAGRIMAS, HA APOSTADO POR TI, TE HA ABRAZADO FUERTE, TE HA VISTO TRIUNFAR, TE HA VISTO FALLAR, TE HA ANIMADO Y TE HA MANTENIDO FUERTE, COPIA ESTO EN TU MURO. HOMENAJE ESPECIAL A LOS HERMANOS

Me la pasé respondiendo “Oye, idiota, ¿es ese mismo hermano que dices que es un infeliz porque se quedó con la plata de tu vieja”. Ante lo cuál me respondían “Oye, es mi familia, no te metas”. Y la amistad se cerraba con un claro “Entonces no seas tan imbécil de ponerlo en el muro que compartes con todos”.

LOS PRIMOS SON LOS PRIMEROS AMIGOS EN TU VIDA. NADIE PODRA ENTENDER TU LOCA FAMILIA COMO TUS PRIMOS. Y SI NO ESTAN JUNTOS O NO HABLAN MUCHO COMO LO HACIAN EN LOS VIEJOS TIEMPOS, SIEMPRE SE RECUERDAN QUE FUERON LOS MEJORES AMIGOS DE LA INFANCIA. COPIA Y PEGA ESTO SI TU TIENES LOS MEJORES PRIMOS DEL MUNDO.... YO LOS TENGO

Bueno, en este punto ya no puedo discutir. Son tantos los primos que uno puede tener que seguramente un mensaje multitudinario es lo correcto y hay que pegarlo en el muro. Yo dije que mi familia era loca y mis primos no lo comprendieron porque fueron los primeros en maldecirme. Aparentemente mis primos son una mierda y no conocen estos mensajitos de Facebook.

ANTES DE QUE NACIERAS YA TE AMABA....♥ ♥ ANTES DE QUE CUMPLIERAS UN MINUTO DE VIDA HUBIESE MUERTO POR TI.......Y HOY NO DOY LA VIDA, SINO TAMBIÉN MI ALMA.... POR VERTE FELIZ!! TE AMO MI HIJO BELLO DIOS TE DE MUCHAS BENDICIONES, VIDA Y SALUD.SEMANA DE LOS HIJOS, PEGA ESTO EN TU MURO SI TIENES HIJOS A LOS QUE AMAS MAS QUE A TU PROPIA VIDA!

Ante esto le dije a la persona en cuestión: “No entiendo para que lo pegas en tu muro si tu hijo tiene 3 meses de edad y apenas entiende que está vivo” Por supuesto fui maldecido por siete veces siete eternidades cuando la madre me dijo “El lo siente, siente el amor” y yo le dije que su hijo debe ser un mutante que puede sentir que lo aman por medio del muro del Facebook ante que por la teta materna.

Luego aparecieron los mensajes contra el cáncer. Para aclarar el asunto a mi me parece una enfermedad de mierda. Es muy triste porque va a matándote de a pocos y mata a las personas que te rodean. Lo que no comprendo es cómo mierda ayudas poniendo eso en tu muro. Amigos y ex amigos me han dicho

Es que se crea conciencia” - Si a estas alturas no tienes conciencia del cáncer y necesitas verlo en tu muro mientras juegas Farm Ville o alguna otra de sus versiones o mientras ves las fotos del chico que quieres que te revuelque el fin de semana, entonces realmente eres muy estúpido. Mejor es que dones dinero a la Liga Peruana de Lucha contra el Cáncer o te vayas de voluntario si tanto te interesa. Créeme , por que lo pegues en el muro no se van a curar los niños que se mueren por esa enfermedad a diario.

Ya ni qué decir con mensajes como este:

Mientras le gritas a tu mujer hay un hombre deseando hablarle al oido. Mientras humillas, ofendes, insultas y degradas a tu mujer hay un hombre cortejándola y recordándole que es una gran mujer. Mientras violentas a tu mujer hay hombre deseando hacerle el amor. Mientras haces llorar a tu mujer hay un hombre que le roba sonrisas." Pega esto en tu muro, en protesta contra la violencia hacia la mujer♥♥

En mi caso lo puso una mujer y no saben las ganas que tenía de agarrarla a patadas en ese momento con lo cuál me quedaba claro que el mensaje estimulaba la violencia contra la mujer. Realmente hay que ser muy estúpidos para pensar que pegar un mensaje copiado en un muro es una muestra de protesta. Se puede ir a ayudar a Impares o a los centros de refugios para mujeres maltratadas.

Ya luego vinieron los “si estás en contra de las corridas de toros, si estás en contra del maltrato animal, si estás en contra de la pedofilia, etc, pega esto en tu muro”

Yo pensaba que con tantos mensajes de ese tipo iba a ocurrir el milagro. Por cada muro con un mensaje estúpido se iba a curar una persona con cáncer, iba a haber una corrida de toros menos, un niño no iba a ser tocado por un sacerdote. Pero la verdad es que no.

En ese momento me cuestioné. No podía ser que casi todo el mundo se haya vuelto estúpido a mi alrededor pensando que esos mensajes ayudan en algo. Lo gracioso es que una de las respuestas más idiotas a mi cuestionamiento fue:

Bueno, no hacen daño tampoco

Sí, babear tampoco hace daño pero te hace ver estúpido. En ese momento me di cuenta que ser idiota es visto casi como una virtud.

Luego de recibir muchos ataques me comencé a preguntar qué era lo que pasaba conmigo. Por qué la gente parecía creer que esos mensajes ayudaban y de pronto me di cuenta de mi estupidez suprema, la explicación es simple y me la hizo ver un amigo que me dijo.

Los perros me importan tres carajos, lo que pasa es que hay una huevona….

Ahí caí en la cuenta, oh! estúpido de mi!. Mi lucha era en vano

Estas personas SABEN que lo que hacen no ayuda en absolutamente nada excepto en... mostrarlos como personas buenas!, bacanes!. Caí en la cuenta que lo que esas personas disfrutan no es ayudar sino que los perciban como personas “buena onda”. Si pego esto en mi muro van a saber que me opongo a las corridas de toros, a las peleas de gallo, lucho mentalmente contra el cáncer y soy una persona buena. No me interesa ser idiota, me interesa que me vean como bueno. A pesar que hablo mierda de mis amigos, a pesar que uso drogas ilegales en cantidades absurdas, a pesar que no pago impuestos, a pesar que sé que en lugar de adoptar mascotas las compro y las vendo, a pesar que me importe tres carajos los pollos y me los coma por toneladas, por más que disfrute de cuatro kilos de carne de vaca y me la coma delante de niños que no comen ni arroz, eso no importa, lo importante es que la gente me perciba como “buena onda”

Claro, una persona que puede hacer un click o un copiar y pegar a cambio de una imagen de bueno lo va a hacer. No importa si quedamos como idiotas porque si todos somos idiotas entonces no hay razón de vergüenza y el que no lo hace entonces es malo, es mala persona.

Es por ello que me di cuenta de que el idiota era yo tratando de explicar la falsedad de esos mensajes. Por eso saqué a mi tía del facebook y es por eso que debo decir: “Si eres un imbécil buena onda y no te jode serlo pega esto en tu muro y un sacerdote no tocará a un niño huérfano hoy

Mi Historia de la Impro – Capítulo I – Mi punto de vista

 
Dentro de lo que he vivido en estos últimos años capítulo aparte merece mi extraño paso por las tablas. Antes de partir del todo de ese mundo sentí la necesidad de contar mi historia, mi punto de vista al respecto, para al fin poder cerrar la puerta de una actividad que me ha pedido a gritos que me retire hace mucho tiempo y que, por una pasión muy fuerte no he oído dicho pedido y que, como la vida te va diciendo qué hacer y que no, terminar arrimándote y te pone en tu lugar.

Evidentemente todo lo que voy a comentar es absolutamente un punto de vista personal pues es por medio de mis ojos que cuento lo que he vivido, con mis sensaciones, con mis traumas, con mis frustraciones, éxitos y alegrías. Casi no hay un punto de vista más subjetivo que el que se habla desde la pasión de algo que disfrutamos.

En mi vida, me he visto involucrado en actividades para las que “sirvo” pero no destaco. En el colegio, en el aspecto deportivo, terminé colándome en alguna selección del salón a pesar de no ser un buen deportista. Terminé jugando basket y futbol y siendo titular en algún caso, a pesar de que la vida no me había dado habilidades para ello y no lo hice mal. Evidentemente tampoco destaqué.

Corría el año de 200X cuando mis amigos Renato Gianoli y Ricardo Morán trabajaban en el exitosísimo programa Mad Science del cuál nunca he visto algo que si quiera se le acerque. Dentro de los desaciertos de la televisión uno de los más terribles es por no apostar por más programas de ese tipo. Luego cambiarían a los protagonistas y nunca más se llegaría al nivel que se logró con el elenco original. Sin embargo es uno de los pocos programas del tipo educativo que muere con dignidad.

Haciendo un paréntesis sobre mi historia, algo que me había parecido impresionante sobre ellos dos era que el mundo los conocía por lo que hacían en TV, sus papeles en novelas y en esta serie de ciencia. Lo que me parecía gracioso es que la gente no tenía idea de que detrás de lo que se veía habían dos personas con habilidades casi interminables. Ambos de una inteligencia y capacidades para otros campos, muy alta diré para no excederme. Ambos podrían haber sido cirujanos, astronautas, físicos nucleares o lo que se les hubiera dado la gana. Bueno casi, en el caso de Renato podría haber sido hasta futbolista profesional pero dudo que la pintura le hubiera ido bien. En el caso de Ricardo creo que no le van tan bien los deportes pero a cambio tiene una habilidad por el diseño muy alta.

Estos dos amigos, que eran actores, directores y finalmente artistas me invitaron para formar un equipo de Match de Improvisación pues Pataclaun iba a organizar un campeonato y ellos querían participar y que los acompañe en dicha aventura. Mi única experiencia teatral había sido un taller de claun en Bola Roja que fue muy importante para mi y donde llegué a segundo nivel antes de que la maestra Wendy Ramos me dijera que no tenía lo necesario para seguir a un tercer nivel, cosa que me dolió mucho en el momento pero luego comprendí que la misión de un maestro es justamente esa: observar, elegir, depurar y formar. De esa historia ya contaré mi experiencia en otro momento. Viendo la labor que hace a veces me da pena no haber tenido el talento para llegar a ser doctor claun ¿me hubiera dado tanto el alma para ayudar a otras personas de esa manera tan comprometida?.

Regresando al match de improvisación, fue en ese contexto que me mandé a formar parte del equipo. De las primeras cosas que me asombraron y me marcaron fue la primera vez que vi la casa Pataclaun. Si bien yo admiraba, como todo el Perú, a Pataclaun por sus obras de teatro y su elenco de televisión en aquella época su era de oro había terminado. Ya no estaba ese maravilloso grupo que nos había hecho reír tantos años. Ese grupo del que todos éramos admiradores en mayor o menor medida. Eso era el pasado. El presente en ese momento era una obra que había terminado temporada hacía relativamente poco llamada “El Round del Claun” y que no me había parecido tan graciosa como las obras anteriores pero que me había dejado una profunda huella por la presencia de una claun que me dejó prendado de su rostro, su pelo rojo y de su evidente carácter fuerte: Patricia Portocarrero (me enteré de su nombre mucho tiempo después). Recuerdo vívidamente que en el primer momento que vi al grupo, saliendo de entre las sombras, como una barra de estadio, en cuanto la vi, al igual que en la película Belleza Americana, el resto del espacio desapareció y quedó ella sola. Me sentí un poco culpable pues tenía a mi enamorada casi recién estrenada al lado pero luego de que ella me comentara que conocía a Renzo Schuller, también parte de ese elenco, y lo hiciera con esa habilidad que tienen las mujeres de dejar en duda si esa “amistad” era una amistad sana o es que se habían revolcado en ardientes noches de sábado luego de unos tragos, me quedé en paz conmigo mismo.

Evidentemente cuando me dijeron “Pataclaun” todas esos recuerdos aparecieron en mi mente. Cuando comencé a llevar el taller conocí a la primera persona que me asombró: François Vallaeys.
Describirlo con justicia es complicado. Ya de por si tenía una imagen francesa de maestro que lo hacía parecer un Jedi. Todos lo miraban con respeto y admiración ya que él poseía el poder, poseía el conocimiento de qué era el Match de Improvisación y había jugado para la selección francesa en un mundial. Cosa que nos parecía algo de tal nivel que se veía como inalcanzable y una de las dudas era qué íbamos a hacer con el tema del idioma. Ah por que por supuesto que no nos íbamos a detener hasta llegar a Francia o Canadá!, al mundial!. Era el deporte que iba a reemplazar al fútbol.

Nuestro grupo era bastante singular. Era una fauna silvestre y loca como todos los grupos vinculados al teatro y claro, nos reuníamos a comentar junto con mis dos amigos sobre lo que ocurría, las personas, los planes, tratando de entender la impro sentados en una sala mientras comíamos pizzas familiares. En restrospectiva es muy gracioso pero hablábamos horas sobre los ejercicios y planeábamos como hacerlos mejor. En ese momento no sabíamos que la impro nacía del vacío y tratábamos de llenar nuestras mentes de ideas cuando eso era lo peor que podíamos hacer.

De esa temporada lo que más puedo recordar y añorar es la mística que le daba François Vallaeys. El nivel de respeto y cuidado que tenía hacia la Improvisación delante de nosotros nos llevaba a ver el match casi como algo sagrado y el taller era algo parecido a una reunión secreta de los Iluminati. Dicha mística nunca más la he vuelto a ver excepto en Ricardo Morán como maestro de impro que, como director de teatro que es, evidentemente sabe lo importante de respetar el escenario. Sin que sea malo me parece que el resto nos volvimos muy pragmáticos.

La segunda ocurrencia importante fue el día que nos dijeron que nos iban a subir de nivel. Aparentemente se habían dado cuenta de cierta particularidad en nosotros tres que nos diferenciaba del resto: aparentábamos ser inteligentes y esa inteligencia se necesitaba para el puesto de coach. En ese entonces se jugaba con coach, el papel del coach era el que hoy en día tiene el capitán con la diferencia que en ese momento los actores no tenían ideas para desarrollar por lo que el coach se supone era el que pensaba en la idea y se las decía a los actores.

Cuando sonaba el silbato todos los actores, con sus mentes en blanco, volteaban a mirar al coach y este les daba los personajes y la idea general de la historia. Ser coach en ese momento era importante y era un cargo para el cuál había pocos elegidos.

Pero había otra característica importante en nosotros tres que nadie más tenía: La competitividad. Podíamos ser amigos pero, en cualquier cosa que hiciéramos, competíamos a niveles que nos podían llevar a la ira, al llanto o a la risa, pero era extremadamente intenso. Nunca sabré si esta característica había sido evidente para quienes tomaban las decisiones y había sido parte de la decisión de ponernos de cabeza de los equipos pues algo que no lograban en ese momento estimular en los actores era la competitividad.

Para nosotros fue un gran momento. Nos iban a pasar con el llamado “elenco” para ayudarlos con el tema de ser coach. Recuerdo la primera vez que fuimos a ese grupo (que era en otro horario y en otra sala para que se entienda la importancia) y entramos. A las dos únicas personas que reconocía era a Patricia Portocarrero y a Saskia Bernaola que para mi era muy importante por un programa que yo amaba profundamente llamado “El Cuarto de Juan”.

“El Cuarto de Juan” era un programa con un humor muy particular, pero lo que realmente me gustaba de dicho programa era su parte política. Recuerdo todavía una escena donde promocionaban productos y entre ellos un juego de mesa para ser presidente dejando evidentemente claro que si eras Fujimori podías hacer lo que quisieras.


Me parecía genial y miren que ese nivel de crítica, parodia ácida y vértigo no lo he vuelto a ver. Hoy en día me parece una vesión mejor que Polizontes y veo varios elementos parecidos ¿no?.


A ver quién tiene los huevos para hacer eso hoy. Y no vean los huevos que tuvieron ellos junto con su directora July Naters para hacer lo que hicieron. Por favor!, estaban enfrentándose al monstruo de dos cabezas VladiFuji. Claro que los eliminaron de la pantalla chica pero como carajos no quieren que me quede totalmente alucinado de haber visto a Saskia Bernaola a mi lado en ese momento y que por la puerta entrara July Naters.

Viendo estos videos y recordando como admiraba ese programa puedo decirle a todos los que me cuestionaron y me cuestionan por mi admiración por July Naters y que se burlan de mi porque la admiro tanto: Mira infeliz, el día que hagas algo con la mitad de huevos y la cuarta parte de la calidad  como “El Cuarto de Juan” que tuvo una postura pública contra la dictadura más ferrea que hemos tenido te ganarás mi admiración incondicional y me escucharás reventándote cohetes, mientras tanto mira y calla.

viernes, 4 de febrero de 2011

Cuando los tiempos cambian

Debido a diversas vueltas de la vida me vi relacionado a la docencia universitaria. Una de las cosas que más me ha sorprendido del cambio entre cuando yo era estudiante y ahora que soy profesor es el poder que tienen los alumnos para delinquir. Es casi como si, institucionalmente, se prohibiera al alumno hacer cosas que, de cometerlas su destino se convertiría en incierto pero por otro lado se dijera que es poco probable que se aplique la ley.

Cuando yo era alumno en la universidad existía la copia, como no va a ser, pero recuerdo que un profesor podía anularte el examen sin mucho trámite. Hoy en día la cosa es diferente, es casi como si el profesor fuera más sospechoso de mentir que el alumno de copiar.

Cierta vez me pusieron a cuidar un examen en una universidad en la cuál parte del reglamento es que los profesores cuidemos exámenes, una de las actividades más aburridas y sin sentido que he tenido que hacer. Un día descubrí a un alumno con su celular prendido con todos los textos del curso en pantalla. Evidentemente le anulé el examen. Sin embargo cuando fui a devolver los exámenes me preguntaron:

  • “¿y no requisó el celular?”

Evidentemente yo no le iba a quitar un celular al alumno para hacerme responsable de un aparato de varios miles de soles, adicionalmente a la posibilidad de tener que luchar con el alumno por el aparato, cosa que posiblemente se vería bastante mal. Cuando le dije que no lo había hecho me dijeron:

 

  • ”Profesor, siempre se quita el celular para tener la prueba, el alumno puede decir que usted está mintiendo”

Es aquí donde la cosa se puso rara. Eso quiere decir que si veo a un alumno mirando la hoja de otro y copiando el examen ¿tengo que tomarle una foto?, por que podría el alumno decir que no lo hizo. En realidad el alumno puede decir que no lo hizo y tener 20 testigos que afirman que no ha copiado y que en realidad nadie nunca ha copiado en ese grupo. No comprendo entonces para qué la universidad invierte en pagarme por ir a cuidar exámenes (la mitad de lo que paga una hora normal) si es que mi palabra no va a ser ley. Para tal caso que pongan a un par de practicantes con sus cámaras digitales, total su palabra pesa lo mismo que la mía.

Otro caso es en otra institución donde los alumnos aparentemente han integrado el copiar como competencia profesional. Parece que llevaran curso de Copia I, Plagio II, Justificaciones III, porque la cantidad de gente que intenta copiar es absurda y hablamos de los ciclos más allá de la mitad de la carrera. Evidentemente yo soy el maldito que los detiene. Aparentemente hacer respetar las normas y la igualdad, ya que me parece que el que un alumno copie y los otros no le da una ventaja inmerecida al delincuente, me convierte en un maldito miserable.

En todo caso la institución parece castigarme cada vez que encuentro a uno de estos copiadores. Casi es como si el rector fuera Alfredo Bryce. Para poder reportar el caso tengo que presentar pruebas contundentes y emitir un detalladísimo informe que siempre tengo que elaborar dos o tres veces por que me piden cada vez más detalles ya que el alumno puede decir que es un invento mío.

Esto quiere decir que el profesor tiene que presentar pruebas, informes, casi como si fuera un capítulo de la serie CSI mientras que el alumno copiador solamente tiene que decir “yo no fui”. Con razón los profesores prefieren evitarse el problema y se hacen los de la vista gorda ya que el castigo parece más para el que descubre la falta que para el que la comete y si bien creo que debe haber un procedimiento este no debería ser lo suficientemente complejo para que los que imponen la ley se vean totalmente desestimulados a aplicarla.

Finalmente otra cosa con la que me he encontrado es que todas las instancias se lavan las manos y recomiendan al alumno “hablar” con el profesor. Así me veo involucrado en una situación donde yo soy el “tombo” que te detiene por manejar borracho y tienes que convencerme de que no te ponga la multa. De esa manera tengo alumnos delincuentes persiguiéndome por toda la universidad que pasan desde mostrarse molestos y alzar la voz diciendo cosas tan absurdas como “yo tengo un nombre!, tengo un trabajo y que diga que he copiado es una calumnia que me afecta” ( luego su compañera aceptaría que se habían pasado la prueba por la computadora por supuesto), hasta alumnos que luego gritar, negar (diciendo de esa manera que yo soy un mentiroso), exigir que se le muestren las pruebas pasan al estado de “perro apaleado” y se acercan de lado y moviendo la cola nerviosamente mientras lamen el aire y con una sonrisa más falsa que la de un payaso de esquina a pedir perdón y pedir que no los “acuse” o que no lleve el tema a instancias mayores, pasando por supuesto por alumnos que han ofrecido dinero diciendo “profesor, tal vez hay alguna forma extra académica” o los que han ofrecido cosas como “estoy dispuesto a lo que sea, lo que sea…”. Esos son los profesionales que tenemos, pienso.

Lo extraño es que las instancias mayores son las que les recomiendan “hablar” con el profesor, o sea “arreglar”, “coimear”, “convencer”, prácticamente volver el proceso de castigo en algo absolutamente subjetivo. “Si me haces buen floro entonces te perdono pe causita porque soy tombo bueno”. Evidentemente nunca he pasado por alto uno solo de esos actos aunque me canse el tema burocrático ya que alguien tiene que decir basta de corrupción en este país, si te pasas la luz roja paga tu multa, si manejas borracho, paga tu multa, si eres funcionario corrupto, anda a la cárcel, si copias en la universidad, sufre tu expulsión.