lunes, 19 de agosto de 2013

El contradictorio espíritu.

Debido a que un administrador de un blog borró un comentario mío. Asumo por que develaba ciertas contradicciones en su post, es que me veo obligado a escribir este pequeño artículo.

Ahora que lo veo me parece que mis dos comentarios fueron borrados. Algo que deja claro que debo haber puesto algo muy feo en ambos pero que aprovecho para exponer como tema general aquí.

El post habla sobre la satisfacción de la autora por haber cerrado su cuenta de facebook y es correcto siempre ser libre de cerrar sus redes sociales. Sin embargo yo discrepaba con algunos puntos que paso a relatar:


Hoy leí una frase: “Así como el hombre avanzo con ir a la luna, yo lo hice al cerrar mi cuenta de Facebook” Dice el artículo en cuestión. Me quedé pensando un momento si es que en realidad el desconectarse de una red social es un avance personal. Supongo que sí si es que el uso de la red social ha bajado tu productividad o si es que no le encuentras sentido.

Además agrega:

"Terminé con esa necesidad compulsiva de contarles y mostrar a todos si me siento bien, donde estoy, que no hago, que hice, que me molesta, que no me molesta, despotricar mi desagrado de algo entre 1400 amigos, o un poco más, de subir fotos desde el helado que me compré, ponerle like a alguna página sin sentido, subir un video de una canción para que todos se enteren que me gusta o que quizás se la dedico a alguien."

En este punto es donde me encontré con la contradicción pues yendo a la cuenta de twitter de la autora me encontré con lo siguiente:


  • "Terminé con esa necesidad compulsiva de contarles y mostrar a todos si me siento bien..." No


" donde estoy" Tampoco

"que no hago, que hice" Creo que tampoco



que me molesta, que no me molesta," Parece que en este punto tampoco ha terminado esa necesidad

Por otro lado continúa con:

" Di por concluido ese apetito descontrolado de conexión social y superfluo (y casi estoy convencida de ello) de informar a terceros sobre mi vida"

Sin embargo, en los comentarios borrados, yo hacía referencia al hecho de que, viendo el TL (time line, linea de tiempo) de twitter me parecía que no era cierto. Se puede ver que estuvo en el aeropuerto, tomó un café en Starbucks de Pueblo Libre, toma vino, gusta de las zapatillas los viernes, odia a los que no ceden el asiento a las mujeres y un largo etc.

Yo lo que sostenía en mis ahora finados comentarios era lo siguiente:

Es una cuestión generacional. Aquellos mayores de veinte años como es evidente la autora es, todavía tenemos resistencias a la masificación social. Aún tenemos reparos en que nos pongan en las redes sociales y compartir superficialidades pero a los jóvenes no. Al igual que nuestros antepasados se pelearon con los tranvías y con los carros con motor y nuestros abuelos lucharon por sacar el televisor de la casa para retomar los valores familiares y nuestros padres se peleaban con las computadoras y ahora nosotros, viejos (más de veinte) nos peleamos con la gente que no se mira por tener el smart phone en la cara todo el rato, son los jóvenes los que van a convivir con las redes sociales como parte normal. La autora del artículo dice exponer el lado negativo de facebook pero viaja a twitter para usar solamente el lado negativo que enuncia y dejar de lado el lado positivo que menciona:

" de lo único que me puedo arrepentir es que ahora no tengo un calendario que me avise de los cumpleaños de mis amigos y los tenga que saludar días o semanas después"

Es por eso que me vi en la necesidad de escribir este artículo pues el tema de las redes sociales puede parecernos bueno o malo pero definitivamente no me parece que cerrar tu red social sea un avance. El avance sería dejar de compartir cosas que no quieres pues tu naturaleza no va a cambiar y, al igual que la autora de artículo, tus compulsivas ganas de decir "me voy a dormir... hasta mañana!!" se van a transportar a otra herramienta, como en el caso que expongo.

Dejo y recomiendo el artículo original para mejor entendimiento del caso en cuestión.
http://palabrasquequedanpordecir.blogspot.com/

y la cuenta de twitter para mayor contraste.

https://twitter.com/__Vampi__






domingo, 18 de agosto de 2013

Tolerancia Intolerante

Hoy me pasó algo improbable. Leyendo en twitter los mensajes domingueros, cosa que no suelo hacer pues los domingos los uso para descansar / trabajar, dos actividades que requieren el twitter lejos, me encontré con el siguiente mensaje:

Cuando hice click encontré la siguiente imagen:



Mi primera reacción fue, por supuesto, asentir y dar la razón: "abajo la homofobia". Cuando iba a pasar el tweet por alto y seguir con mi curiosidad twittera se me ocurrió darle una segunda lectura al mensaje. De pronto me di cuenta que no había en realidad un tema de homofobia u odio.  Era un grupo de personas que, habiendo pasado por la experiencia de dejar de ser gay invitaban a otras que estaban en la misma situación y eran poco felices. 

En ese momento me puse a ver las opiniones de la persona que había puesto el mensaje original y se me ocurrió indagar un poco más opinando que en realidadno veía la homofobia y que si bien podrían estar equivocados no me parecía que se les deba prohibir hacer su reunión y dejar que vaya la gente que quisiera libremente optar por esa opción. 

Mi réplica me llevó a descubrir un nivel de intolerancia de los tolerantes hacia los intolerantes de un nivel que me sorprendió. Un apasionamiento pro gay que llegaba a la ceguera absoluta, desde mi punto de vista, y tuvo respuestas como estas: 




Y hay más pero el tema no era para mi la conversación con esta persona que se califica a sí misma como "intolerance intolerant", cosa que puede ser coherente con lo que me respondía. A mi lo que me quedó dando vueltas en la cabeza es si podemos odiar a las personas que nos parecen están equivocadas con lo que desean para ellos mismos. ¿No es acaso tan malo odiar a alguien por ser gay que por querer ser "ex gay" aunque nos parezca una sinrazón? . 

Este grupo tiene una experiencia y ofrece a otros que vayan si es que les interesa. Es como estos grupos que venden soluciones para el peso que uno puede perfectamente hacer comprando un poco de fruta y reemplazando un almuerzo por una ensalada de frutas y verduras, pero nos convencen que comprando un montón de batidos y técitos podemos tener una saludable vida normal (claro, es normal vivir bebiendo un batido). Puede ser una total farsa pero no deberían ser odiados por eso. Y en este punto me pregunto ¿no estaremos llegando a un punto donde el reclamar justicia por las minorías hacen que terminemos siendo tan malos como los intolerantes?. Finalmente creo que una persona debe ser libre de ser gay o ex gay o no gay sin que sea odiada, comparada con los nazis o con Hitler por eso. 

jueves, 15 de agosto de 2013

Adiós a los libros - Reflexiones del Futuro

La reina había, como suele ocurrir en manos de este empedernido amante del combate eterno que es el ajedrez, barrido con gran parte del medio del tablero. Interrumpido su juego por nuestra impertinente presencia, quedó suspendido mientras hacíamos conversación. El tema: los libros. Para conversar sobre libros con un hombre que los consume para su vida y su placer hay que tener cuidado. El planteamiento era que el mundo los va a desaparecer tal y como los conocemos.  El docto ajedrecista sentenció:

"Los libros nunca van a desaparecer, la sensación de pasar las hojas no tiene igual"

Me hubiera encantado estar totalmente de acuerdo con él pero recuerdo cuando la gente coleccionaba discos. Por ejemplo yo tenía todos los discos de Parchis (el grupo español de los 80's). En aquel entonces estabas destinado a tener o todas las canciones o ninguna.   Al poco tiempo aparecieron los grabadores de cassettes que nos permitían realizar "selecciones" y grabarlas para así tener las mejores canciones. Luego comenzamos a intercambiar los cassettes y el resto es historia. Hoy en día los cassettes, discos y medios de almacenamiento coleccionables no solamente son innecesarios sino que son molestos. El común de las personas ya no tiene veinte o treinta CDs en su casa. Hoy en día eso sería una molestia.

Por su parte los libros van a desaparecer y más rápido que los discos. Esto tiene relación con el material que usan y las dificultades que hay para su producción en comparación de lo simple que es hacerlo en el medio digital. La gente mayor no lo puede creer "nada reemplaza la sensación del libro" y les doy totalmente la razón excepto que falta un detalle: agregarle a la frase un  para nuestra generación. Hoy las nuevas generaciones,  por lo general, tocan un iPad o una tablet antes que un libro. Esas generaciones serán las que abandonen los libros clásicos por los libros electrónicos.

¿Y qué va a pasar con las librerías y bibliotecas?. Pues lentamente van a modificarse o desaparecer. La industria del libro va a desaparecer como tal para convertirse en un ámbito artesanal. El "hecho a mano" donde los consumidores y coleccionistas darán rienda suelta a sus obsesiones.

Yo propongo que la industria del libro cambie a digital y se convierta en un servicio como Netflix. Uno pagará un monto mínimo mensual y podrá leer los libros que quiera. Pero eso no es todo. El libro tiene que cambiar a ser un organismo vivo y no una versión final. Los libros deberán poder agregar comentarios del autor, agregar capítulos, hacer continuaciones y ramificaciones para mantener el interés. De esa manera si yo tengo un libro que es una trilogía al inicio esta historia se puede ampliar. Esto por supuesto estará limitado por el tiempo de vida del autor pero será un futuro donde los derechos serán concedidos a las empresas y los autores cambiarán, de forma tal que la historia pueda continuar a lo largo de los años y superando a los autores hasta que el público deje de disfrutar la historia.

Imaginen en este sistema comenzar con un Harry Potter. ¿Se imaginan los millones de subscriptores para poder ver capítulos adicionales, adelantos y demás por US$7 mensuales?. Creo que es la única manera que los libros puedan sobrevivir como lo están haciendo las series. Hoy tener cien DVDs de series en la casa se comienza a ver como una locura, pronto lo será el librero por más lindo que se vea ahora.

martes, 6 de agosto de 2013

Natalia, ¿no será demasiado?


Decir que es una de las personas más queridas y admiradas del Perú actual es, posiblemente quedarse corto. Junto con Gastón Acurio, Kina Malpartida, Sofia Mulanovich entre otros forman nuestra escuadras de héroes de la hoy casi olvidada "Marca Perú". Es tal vez por eso que me llamó la atención un spot publicitario que me ha dejado pensando mucho al respecto. 

A primera vista era gracioso y reivindicaba un derecho que tenemos realmente subdesarrollado en esta sociedad: el respeto a la mujer como un ser humano igual. Será que vivimos en una sociedad frustrada por las desigualdades y por la falta de respeto por ser mujeres que hace que a todos les guste el spot. Será que no convivo con esa violencia o que no me parece que la respuesta sea más violencia por la que el spot no me terminó de gustar.

No puedo negar el ingenio del spot de Everlast Perú, es gracioso a primera vista. Tampoco puedo negar que está muy bien hecho y que es un viral asegurado. La creatividad del spot es memorable. Todo me parece que está bastante bien excepto el mensaje: la violencia se combate con una violencia mayor. Puede abusar de las mujeres si es que no son fuertes como Natalia, con esa no te metes. Para lograr el respeto tienes que ser muy lisurienta y tener carácter es decir "panzón de mierda" o "sácama esa música de mierda", si no lo haces así te van a faltar el respeto. 

"¡Bien Natalia, así se hace!", "jajaja muy bien! que se lleven su chiquita", "Excelente Natalia!! eres la mejor!" son algunas de las opiniones que leía respecto al video que a todos les parece excelente. Es gracioso ver que el video en si mismo ha generado una violencia en los comentarios del mismo bastante inusual. 

Cuando me puse a observar la razón por la que no me terminaba de gustar, a pesar de ser gracioso, es que veía algo que no me convence y es aquí donde me entra la duda: "no me gusta que, para ganarse el respeto o defender el respeto de las mujeres, una mujer tenga que portarse como uno de los choferes a los que castiga". 

Cuando la veo desesperada en la cancha lanzado lisuras para estimular a su equipo me parece que es su forma y está bien. El deporte es apasionante y más para una mujer que ha representado al Perú por más tiempo y de mejor manera de la que yo haré jamás y por eso la admiro pero, personalmente, me da un poco de pena que la saquen de ese contexto y la muestren como una mujer permanentemente vulgar y que para hacerse respetar se comporta casi como un chofer de combi más: insulta, agrede entre dientes y te choca si hace falta. 

Por otro lado comprendo que un comercial no es para formar valores ni va a cambiar la conducta de un país ni para bien ni para mal pero si me llamó la atención que tanta gente lo celebrara como si esa fuera la solución correcta:darle a la violencia con violencia. ¿Luchar por tu ciudad significa volverse igual de salvaje que los salvajes? No lo sé, tengo esa duda. ¿Exagero al pensar que el mensaje es equivocado y solamente es una broma? Tampoco me queda claro pero hay algo que resuena en mi interior ya que yo admiro a Natalia por lo que hace en el deporte y lo de su carácter es anecdótico. En este caso la usan como el símbolo de una mujer a la que se le respeta por lisurienta y violenta y no por quién es ella. Estoy seguro de que Natalia no es ese estereotipo que le han creado y que ahora, aparentemente, vende en los medios. Tampoco es que sea un cucufato, digo tantas lisuras como cualquiera y no me persigno ante un carajo bien puesto pero en este caso me parece un estereotipo inadecuado (y repito: me parece)

Tomando en cuenta que es una líder para la juventud, sobre todo  femenina, ¿queremos que las mujeres jóvenes y adolescentes vean que para ser queridas y respetadas deben ser violentas y agresivas? No me parece que sea correcto. Me imaginé a Gastón lanzando, por ejemplo,  huevos podridos a los que no se lavan las manos para cocinar o a Sofia Mulanovich golpeando en los testículos a los "meones" de la calle y hay algo que no me cuadra. ¿Por qué a Natalia si la podemos ver como una chofer iracunda y lisurienta? ¿La respetaríamos menos si no se pusiera vulgar por momentos? Yo personalmente no. La respeto por muchas otras cosas y creo que la sensación que me dio al ver el comercial fue pena porque nos quedamos y celebramos al personaje y no a la persona. Creo que en este caso la persona es mucho más valiosa que el personaje. Tal vez esté exagerando pero Natalia ¿no será demasiado?

sábado, 3 de agosto de 2013

Perú, eres tu voley

No se piense que soy un animal desalmado que va a hablar una sola palabra en contra de la Selección Juvenil que juega en Tailandia. Simplemente no podría. Ellas sacrifican su juventud entrenando muy duro por hacer lo que les apasiona. Puede ser que lo disfruten pero definitivamente entrenar un deporte a ese nivel es un sacrificio. No me extrañaría que algunas, sino todas, se levanten a horas a las que yo no sueño levantarme o tengan horarios absurdos entre sus actividades académicas y sus compromisos deportivos. Y es que del voley muy pocos pueden vivir.

Sin embargo hay algo que no deja de llamarme la atención en esta Lima que, para mí, es una sociedad que tiene mucho de hipocresía y donde a las clases sociales más altas les apestaban las ferias domingueras de comida hasta que Gastón las bautizó como Mistura y se convirtió en un evento "nice". Y es que en todos los muros de las redes sociales y en los comentarios de Tweeter llovían las palabras de aliento, los gritos heroicos de personas que, ¡Oh, Dios! se van a levantar a las seis de la mañana a alentar, al televisor. Cierra este mar de fanáticos del voley el presidente Ollanta Humana diciendo que la selección de fútbol debería aprender de ellas.

Para mi el voley se ha vuelto como ese coche donde todos se suben cuando está por ganar la medalla de oro que sentimos nos deben desde las olimpiadas donde perdimos con Rusia. En la celebración y en la fiesta todos son amantes del voley y se enteran de lo que es un match point y, sapientes, dicen "el bloqueo deben mejorar". Cuando ese mismo coche pierde le lanzan piedras, pero con delicadeza, y podemos ver frases como: "perdimos como siempre", "Perú el país del casi" y, finalmente, cuando más necesita que se empuje ese deporte que falsamente hacemos como que nos apasiona, todos miramos a otro lado y pasamos a seguir la vida de los futbolistas.

Para demostrar mi punto, hasta los menos fanáticos del fútbol sabemos o tenemos una idea de que Pizarro juega en Europa, que jugó en Alianza, que un tal Manco era de la selección juvenil pero se volvió un borracho y se acabó el sueño del "Messi Peruano" como alguna vez un alucinado comentarista deportivo lo llamó. Sabemos que alguna vez hubo un Cubillas que parece que metía muchos goles y que se nos viene el partido con Uruguay donde vamos a morir o seguir agonizando. Sabemos que Markarian es nuestro entrenador y que hace treinta años no vamos a un mundial. Entonces te pregunto ¡Oh, fanático del voley! ¿sabes el nombre completo de cinco de las seleccionadas en la selección de mayores? (claro las que acaban de jugar si los sabes porque te los han estado repitiendo hasta en la sopa) ¿Sabes dónde juegan las chicas de la selección de mayores? ¿Sabes que hay un campeonato local? ¿Fusite a algún partido a alentar a algún equipo?. Si sabes esas cosas entonces puedes hablar y subirte al coche. Si no lo sabes, por favor felicítalas y guarda silencio ya que es ridículo que tengas la falsedad de decir que sufres por la derrota contra China cuando estás más pendiente de que la U juega con Cristal o que Alianza lucha la punta.

A ti, falso fanático de esquina quiero explicarte que no es que el Estado apoye mucho al fútbol y menos al resto. En realidad el Estado los tiene abandonados a todos, solamente que, en el caso del fútbol los tiene menos abandonados para que el pueblo no se lance sobre el Estado. Si Farfán tuviera que declarar a las cámaras que tiene que comprar sus chimpunes en el mercado de Lince para jugar, luego de perder un partido de eliminatorias contra Chile aquí en Lima, el mundo vería una suerte de revolución francesa del nuevo siglo en Latinoamérica. La cabeza de Ollanta estaría en medio de la plaza.

Si al presidente, o al Estado le importara el deporte en el Perú, harían un programa de Educación Física de verdad a nivel nacional. Harían sedes deportivas y organizarían programas de mejora deportiva para niños ¿o crees que los jugadores de fútbol o las jugadoras de voley llegan listos de doce años y se sacan de una lata?. Pero claro, para tener un programa serio en los colegios habría que alimentarlos pues hay lugares en el país donde hacer que los niños hagan educación física es matarlos. Pero lo cierto es que al estado no le interesa mucho. Mientras de cuando en vez, casi como sorpresa, una selección cuya historia parece más una película de Disney llega a algo importante, o lo suficientemente importante para que una cámara de TV les apunte y el presidente pueda opinar, todo bien.

Y mira que para el voley habría que invertir menos que para el fútbol. Y mira que el gobierno en un acto de inteligencia suprema, al no tener cómo alimentar niños, lo que hizo fue sacar de los colegios la educación física.

Tanto el estado como la empresa privada solamente ven las ganancias (ay, no debería ser así, sí, todos lloremos) es por eso que te pasan partidos de equipos que parecen de barrio pero que están en nuestra "primera división" en estadios que parecen pampones abandonados y donde van doscientas personas. Se necesita vender y ciertos acontecimientos del fútbol venden. Somos fanáticos tan enfermos del fútbol que, teniendo una nivel de pena a nivel selección y clubes, semana a semana tenemos cientos de publicaciones hablando de fútbol y programas completos de TV para hablar básicamente de aire. En otras realidades se habla de fútbol todo el día porque hay hinchadas de miles de personas hasta de los equipos y campeonatos distritales o "de barrio". Aquí para llenar el estadio en un encuentro de "Primera División" con equipos chicos hay que dejar entrar al 60% gratis y aún así no se llega ni a la mitad.

¿Quieres que el estado apoye al voley? Pues te reto a que, en lugar de que tu máximo sacrificio sea cada dos o tres años levantarte tres veces a las 6:00am a gritarle al televisor y hacerte el fanático loco, vayas a ver el campeonato de voley local. Ponte una camiseta de algún equipo y anda a los coliseos de voley. Si es que la TV y el gobierno ve que los campeonatos de voley se convierten en masivos entonces te aseguro que apoyarán y los diarios pasarán a hablar de los campeonatos de voley. Puedes hacer eso o dejar de decir estupideces como "el gobierno debería apoyar", "aprendan los de la selección de fútbol" o "Natalia Málaga debería ser presidente", porque claro, tú puedes mirar a Farfán hacer un gol y con eso te olvidas de tu corazón lleno de voley.

Yo por mi parte seguiré admirando el sacrificio de esas niñas que, a diferencia de nosotros, deben estar ya entrenando mientras que yo estoy aquí todo gordo sentado y renegando y tú haces lo mismo pero leyendo y quejándote de nuestro peruanísimo destino. Apoya de verdad o cállate.